Trasladan a los siete presos de la cárcel de Córdoba tras su intento de motín y la situación se normaliza

Actualizado 02/11/2007 14:13:37 CET

CÓRDOBA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los siete internos del Centro Penitenciario de Córdoba que fueron aislados tras protagonizar el pasado martes, 30 de octubre, un intento de motín han sido trasladados a otras prisiones por parte de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

Así lo confirmaron a Europa Press fuentes de la prisión, quienes señalaron que actualmente "se encuentra todo muy tranquilo en el centro y se ha normalizado la situación" después de que un grupo de internos agredieran ese día con palos, barras metálicas y 'pinchos' a los funcionarios que actuaron para sofocar la acción violenta de los presos.

En declaraciones a Europa Press, la directora de la prisión cordobesa, Ana Martín, explicó el pasado martes que un funcionario resultó "herido por arma blanca" en un hombro y "está de baja", tras ser atendido por el facultativo de la prisión, que también diagnosticó "contusiones" de carácter leve en otros cuatro funcionarios, "que han podido continuar trabajando", y todo ello como consecuencia un "incidente regimental muy grave, aunque aislado y surgido de forma espontánea, que, gracias a la profesionalidad de los funcionarios, del jefe de Servicio y del subdirector de Seguridad, se consiguió atajar, evitando así mayores consecuencias".

Los hechos, según el relato de Martín, se iniciaron sobre las 9.00 horas cuando "un interno del módulo 12 intentó salir del mismo hacia los jardines comunes del centro penitenciario, aprovechando para ello la apertura de la puerta para sacar la basura, agrediendo a patadas a los funcionarios que le avisaron de que no debía salir, por lo que se aisló al interno, tras lo cual otros internos del módulo 12, uno de ellos portando un 'pincho' de fabricación casera, exigieron la vuelta al módulo del interno ya aislado, desobedeciendo la orden de volver a sus celdas" y enfrentándose a los funcionarios.

En este contexto, "los internos arrancaron sillas de la sala de día del módulo", aunque los funcionarios lograron convencer, "mediante el diálogo", a la mayoría de los presos para que volvieran a sus celdas, "salvo dos internos, que tuvieron que ser reducidos, alcanzando uno de ellos con un 'pincho' a un funcionario en un hombro cuando luego era trasladado a aislamiento". Junto a ello, en el módulo 14, el hermano del cabecilla del intento de motín en el módulo 12, "se mostró también muy agresivo e intentó que le secundaran, sin conseguirlo, otros internos de su módulo, siendo reducido y aislado".

Pero además, a este altercado se sumó otra agresión que sufrió al día siguiente, miércoles, otro funcionario por uno de los presos implicados, que se encontraba en aislamiento. La agresión se produjo sobre las 19.00 horas cuando los funcionarios vieron que el interno estaba destrozando la celda y uno de ellos fue alcanzado en un ojo por un objeto cortante.