El traslado de etarras, pendiente de fijar un criterio único entre España y Francia

El etarra Henri Parot ha pedido su traslado a Francia
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 18:23:07CET

Las autoridades galas se inclinan por que el preso tenga que dar su consentimiento y las españolas creen que basta con que sea informado

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El posible traslado España de los etarras que cumplen condena en Francia se encuentra de momento paralizado debido a que existen algunas diferencias entre las autoridades españolas y galas a la hora de interpretar la Ley de reconocimiento mutuo de resoluciones penales en la Unión Europea. La misma situación se está dando también entre otros países comunitarios en torno a esta iniciativa que abre la puerta a que cualquier preso europeo que esté cumpliendo una pena en otro Estado miembro pueda ser trasladado a una cárcel de su país de origen.

Actualmente hay 94 presos de ETA en Francia, la mayoría de ellos de nacionalidad española que en virtud de esta normativa europea podrían ser trasladados a cumplir sus condenas a España. No obstante, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras de la situación, el principal escollo que existe ahora mismo entre España y Francia es que las autoridades galas se muestran partidarias de que exista el consentimiento del preso como requisito para ser trasladado a su país de origen.

España en cambio en su interpretación de la misma Ley que entró en vigor este año se inclina por que el preso tan sólo sea informado de su situación, pero no supeditar el traslado a la voluntad de los internos. A estas diferencias iniciales de criterio entre España y Francia se suma que el colectivo de etarras en las cárceles francesas no quieren ser trasladados a España y así se lo han hecho saber ya a su familiares y abogados, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

LOS ETARRAS NO QUIEREN VOLVER

No obvian los presos terroristas que una vez en España podrían ser trasladado a cumplir sus penas en cárceles del sur de la península, muy lejos de sus familiares. Asimismo consideran que la legislación penitenciaria española es más restrictiva para ellos que la francesa. En España para acceder a beneficios penitenciarios es necesario cumplir los requisitos que marca la Ley como romper con ETA, pagar las indemnizaciones, reconocer el daño causado y colaborar con la Justicia.

Otras fuentes consultadas sospechan además que ETA está tratando de capitalizar el asunto y ha establecido la orden de que ninguno de sus presos pida el traslado a España. Del mismo modo que esta normativa afecta a los presos etarras en Francia, también incumbe a los etarras de nacionalidad francesa que se encuentran encarcelados en España. Son cinco: Henri Parot (preso en Cádiz), Jean-Jose Esnal (Valencia), David Claude Gramont (Cádiz), Arkaitz Sáez Arrieta (Cádiz) y Aratz Gómez Larragnaga (Toledo).

Los cinco han solicitado ya su trasladado a Francia, una decisión que las fuentes consultadas enmarcan dentro de la estrategia de ETA ya que estos mismos presos pidieron a finales de año su traslado a la cárcel alavesa de Zaballa dentro de la última estrategia fallida del Colectivo de Presos de ETA para lograr el agrupamiento de todos los internos terroristas.

Ninguno de estos cinco presos tiene causas pendientes con la Justicia, otro aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de aplicar esta normativa europea. La mayoría de los presos etarras en Francia tampoco tienen ya causas pendientes más allá de aquellas por las que están cumpliendo condena. En caso que tuviesen más causas pendientes, su traslado podría complicarse en función del país de origen y el modo en el que interprete la ley.

ALEMANIA Y PORTUGAL

Las fuentes consultadas denuncian que la normativa no es del todo clara ya que se trata de una decisión marco que luego cada país adapta a su manera a sus respectivos ordenamientos jurídicos. De hecho hay países que ni siquiera lo han hecho todavía, alguno de ellos del peso de Alemania. El resto son Portugal, Irlanda y Bulgaria.

Alemania tiene en sus prisiones un presos etarra llamado Tomás Elgorriaga Kunze y en Portugal está el etarra Andoni Zengotitabengoa Fernández. Las autoridades portuguesas ya han comunicado a las españolas que por el momento van a trasladar presos a otros países aunque si se muestran dispuestos a recibir nacionales suyos.

Por su parte hay otros países que también presentan particularidades a la hora de entender esta normativa europea de cumplimiento obligatorio. Es el caso de Malta, Holanda, Polonia o Lituania que entienden que sólo afecta a personas condenadas a partir del 5 de diciembre de 2011. También Rumanía ha comunido a España que no va a recibir presos nacionales suyos que tengan causas pendientes en su país. En esa situación se encuentran numerosos ciudadanos rumanos actualmente en cárceles españolas, según estas fuentes.

Ya la semana pasada autoridades judiciales, fiscales y de la Administración españolas y francesas se reunieron en París para abordar la situación de los presos de ETA. Por parte de España acudieron, entre otros, el máximo responsable de Prisiones, Ángel Yuste, o el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza. Al cerrarse sin conclusiones claras ese primer encuentro, las fuentes consultadas afirman que se celebrará una segunda reunión.

Este tipo de cumbres para unificar criterios en torno a la normativa europea se dará también con otros países. De momento las autoridades rumanas ya se han puesto de acuerdo con las españolas para analizar la situación, precisan estas fuentes.