TSJC eleva las penas a los condenados por el asesinato del director del Centro de Convenciones de Barcelona

 

TSJC eleva las penas a los condenados por el asesinato del director del Centro de Convenciones de Barcelona

Juicio Contra Los Acusados Del Crimen De La Calle Santaló
EUROPA PRESS
Actualizado 18/07/2013 13:49:02 CET

BARCELONA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha concluido que los cinco condenados por matar de un tiro en la nuca al director del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB) en la calle Santaló en febrero de 2009 actuaron con alevosía, por lo que ha elevado significativamente las penas de prisión.

Al inductor, Manuel Moreno, le aumentan la condena de 18 a 22 años respecto a la que le había impuesto la Audiencia de Barcelona; a su cuñado y encargado de buscar al ejecutor del crimen, Said Sánchez, de 13 a 15 años; al cooperador necesario, Jair Castro, de 16 a 20, y al sicario, Jorge Andrés Madrid el TSJC le mantienen la pena (24 años y medio) porque en su caso ya se había considerado el agravante de alevosía, tal y como publica este jueves 'El País'.

El TSJC sostiene en una resolución de 74 páginas a los recursos de Fiscalía y varias defensas que todos estaban de acuerdo en matar a Touriño, que los sicarios cobraron lo pactado y que todos participaron en la decisión de cuándo hacerlo pese a que "la forma concreta de ejecutar el mandato criminal fuera decidida exclusivamente por el autor material" por lo que justifica extender el agravante de alevosía al resto de condenados.

"Ha quedado meridianamente claro que tanto el inductor como los otros cooperadores necesarios participaron activamemente durante los dos días anteriores al asesinato, junto al autor material, en la vigilancia y seguimiento de la víctima", concluye el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

La Audiencia de Barcelona no había considerado este agravante porque el jurado popular no consideró probado "que la agresión mortal se hubiera de producir por la espalda hallándose la víctima totalmente desprevenida", es decir, que el resto de implicados no conocían el plan al detalle.

Según el relato de la Audiencia, ese día a las 8.15 Jorge Andrés Madrid García "abordó sorpresivamente" a Touriño cuando iba andando por la calle Santaló y le disparó por detrás con una pistola semiautomática Daewoo un tiro en la nuca; después se quitó el pasamontaña y huyó a Madrid en el coche de Yader Jair Castro, que le estaba esperando

Todo parte del plan que urdió Manuel Moreno para matar a Touriño, que entonces era su jefe, porque le iba a despedir de su puesto al frente del departamento de audiovisuales del CCIB.

Para ello, pidió ayuda a su cuñado Sahid Sánchez, que fue quien se encargó de contactar con Yader Jair Castro, y éste con el sicario, Jorge Andrés Madrid, que cometió el crimen a cambio de dinero y desde un principio "asumió la posibilidad de que la ejecución del plan pudiera terminar con la vida de Touriño".

Para ponerse en contacto con Touriño, Moreno se valió de que éste vendía su coche y le dio los datos a su cuñado para que contactara con él y así "facilitar los seguimientos" para ubicar su domicilio, el de su novia, el aparcamiento de casa y el del trabajo, en los que participaron todos los acusados.

El mismo día del crimen, Sahid Sánchez se desplazó a Madrid para pagar a los sicarios por el trabajo realizado; tras la muerte de Touriño, Sahid Sánchez y Yader Jair Castro viajaron hasta Colombia, donde permanecieron hasta que se dictaron órdenes de extradición.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies