El TSJC resuelve no derrumbar los tres edificios afectados por la construcción del hotel del Palau de la Música

Hotel Del Palau De La Música
EUROPA PRESS
Publicado 06/09/2013 18:19:51CET

BARCELONA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Barcelona (TSJC) ha resuelto no derrumbar los tres edificios que estaban afectados por la construcción del hotel del Palau de la Música que se iba a construir, después de que la Asociación de Vecinos en Defensa de la Barcelona Vieja interpusieran un recurso constencioso.

Según la sentencia, el TSJC ha anulado el acuerdo de setiembre de 2008 adoptado por la Comisión Territorial del Patrimonio Cultural de Barcelona, que permitía derrumbar todo un edificio y el interior de otros dos situados al lado del Palau de la Música, protegiendo sólo las fachadas.

Así, el Alto Tribunal considera el valor histórico y la necesidad de proteger el interior de los dos edificios, y anula el derrumbe total previsto en el caso del edificio restante.

Según han explicado los vecinos, esta sentencia supone "un precedente muy importante" en cuanto a la protección interior de los edificios catalogados frente al vaciamiento, una práctica que lamentan que sea habitual.

Estos tres edificios tenían que ser derrumbados para construir el hotel al lado de la institución musical, un proyecto de lujo cuya tramitación urbanística ha llevado a la imputación del expresidente del Palau Fèlix Millet; su mano derecha, Jordi Montull, y cuatro exresponsables de Urbanismo del Ayuntamiento por los presuntos delitos de apropiación indebida, tráfico de influencias, falsedad documental y prevaricación.

OPERACIÓN

En esta operación, presuntamente Millet y Montull se embolsaron 900.000 euros de comisiones utilizando el estatus que les otorgaban sus cargos en el Palau para influir en diferentes implicados de la tramitación urbanística del hotel.

Así, desde el 12 de julio de 2007, ocultaron que los terrenos destinados a la edificación del hotel ya no eran propiedad de la Fundació Palau y que lo eran de Olivia Hotels, la adjudicataria del proyecto, lo que --según la juez que instruye el caso del hotel -- hubiera podido permitir que Millet y Montull se embolsaran los 900.000 euros provenientes de la constructora.