El TSJCyL ratifica que Sacyl abone más de 31.000 euros a una vallisoletana por gastos de la hormona de crecimiento

Actualizado 22/06/2006 12:57:20 CET

Los padres tuvieron que afrontar el coste durante dos años y cuatro meses al serles denegada la ayuda por dicho servicio sanitario

VALLADOLID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha ratificado la condena impuesta a la Sanidad de Castilla y León consistente en el abono de un total de 31.294 euros a los padres de una niña vallisoletana por los gastos del tratamiento con hormona de crecimiento que los demandantes tuvieron que costear de su propio bolsillo a lo argo de más de dos años al serles denegado el mismo por parte del Sacyl.

En su fallo, la Sala de lo Social del TSJCyL, con sede en Valladolid, confirma así el fallo dictado por el Juzgado de lo Social número 2 de la capital vallisoletana que estimó la demanda de los progenitores de la niña, Miguel M.G, y Nieves A.D, que estuvieron representados por la Asociación del Defensor del Paciente (ADEPA), al considerar carentes de fundamento los argumentos que en su día dio el Comité Asesor de la Hormona del Crecimiento para denegar a los demandantes el citado tratamiento, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El TSJCyL fundamenta su fallo en el hecho de que el tratamiento, no encontrándose excluido de la financiación por el sistema público y obedeciendo su prescripción a los criterios esenciales sobre el uso racional de este tipo de prestaciones sanitarias, debió ser cubierto por el Sacyl.

Sin embargo, el Comité Asesor de la Hormona del Crecimiento rechazó tratar a la niña Elena, hoy de 15 años, alegando que el tratamiento no se podía iniciar en la fase de pubertad, si bien la juez, en primera instancia, advertía de que tres de las solicitudes en este sentido que fueron formuladas por la endocrinóloga infantil de Sacyl que trataba a la menor se produjeron con anterioridad a dicha etapa.

Además, la magistrada recordó que, por prescripción de esta facultativa, los padres optaron por costear de su propio pecunio el tratamiento ante la falta de ayuda de Sacyl y que el mismo se ha revelado como muy favorable para la paciente, de ahí la estimación de la demanda para que el sistema sanitario de Castilla y León abone ahora a los demandantes todo el dinero adelantado.

El caso tiene su origen en el nacimiento de Elena el 15 de noviembre de 1990 y los problemas de crecimiento que ésta presentó desde sus inicios. De hecho, a los 6 años su peso era de 14,8 kilogramos y su talla de 106 centímetros, con lo que ya a esos años se le diagnosticó un 'hiprocrecimiento armónico, con retraso madurativo óseo combinado'.

No fue hasta julio de 2002 cuando se detectó un déficit parcial de la hormona de crecimiento, fecha en la que contaba casi 12 años, pesaba 28,9 kilos y medía 128,5 centímetros. Ya entonces la endocrinóloga que la trataba solicitó protocolo de tratamiento con dicha hormona, si bien tal petición y hasta otras cuatro posteriores que formuló fueron denegadas por el Comité Asesor de la Hormona del Crecimiento.

A falta de ayudas del sistema público de salud, los padres de la menor afrontaron los gastos farmacéuticos para la adquisición del tratamiento entre el 16 de octubre de 2002 y el 1 de febrero de 2005, a razón de 579,53 euros quincenales, desembolso que ahora habrá de devolverles el Sacyl en virtud de esta sentencia.

En opinión de ADEPA, esta sentencia es innovadora y crea jurisprudencia por cuanto reconoce que los facultativos que tengan a su cargo la asistencia sanitaria podrán prescribir los medicamentos y productos sanitarios que consideren necesarios para promover, restablecer o conservar la salud de sus pacientes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies