La CE propone ayudas para aumentar la natalidad y facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral

Actualizado 10/05/2007 16:46:35 CET

Pretende responder al deseo de los ciudadanos de todos los Estados miembros de tener más hijos de los que en realidad tienen

BRUSELAS, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea adoptó hoy una comunicación relativa a la tasa de natalidad de los europeos, a cómo aumentarla para que los ciudadanos puedan tener el número de hijos que en realidad desean y cómo facilitar el aumento de los nacimientos mediante la eliminación del que se percibe como el principal obstáculo, la dificultad de las mujeres para conciliar la vida familiar y laboral.

Según informó mediante un comunicado, el documento, que será sometido a la consideración de los Gobiernos europeos y de la Eurocámara, examina cómo los europeos pueden conciliar mejor los dos aspectos y de qué manera apoyar a las familias para que puedan tener el número de hijos que desean.

Según los datos de un Eurobarómetro de 2006 que difundió el Ejecutivo comunitario, los ciudadanos de todos los países de la UE confiesan que tienen menos hijos de los que desearían tener. En la encuesta también participaron ciudadanos de los países candidatos que, en general opinan igual que los Veintisiete, con la sola diferencia de Turquía, donde los consultados aseguraron tener más hijos de los que desearían.

En el caso de España, los datos señalan que la tasa de fertilidad sigue situada en 1,33 hijos por mujer en edad fértil, por debajo de la tasa de reemplazo generacional, del 2,1. Según sus respuestas al Eurobarómetro los españoles desearían situarla por encima de 2 hijos. Asimismo, los datos reflejan que las mujeres que no tienen hijos normalmente mantienen durante más tiempo su carrera profesional. La diferencia entre ambos casos se situó a nivel de toda la UE en el 14,2 en 2005, mientras que en España fue de 7,5. Aquí pudo darse uno de los factores con los que la Comisión explicó la disminución de esta diferencia, que se da en países como Dinamarca o Bélgica con facilidades para el cuidado de los hijos y flexibilidad horaria, pero también en los del Mediterráneo, debido a un menor nivel de tasa de empleo femenino.

CUIDADO DE LOS HIJOS

Por otra parte, la Comisión recuerda que en el año 2002 los países de la UE se comprometieron a mejorar en 2010 el grado de facilidades dadas a los padres para el cuidado de los niños. Se pactó un objetivo del 33% para los niños de 0 a 3 años y del 90% para aquellos desde los 3 años a la edad en la que tienen que empezar la escuela obligatoria, que en la UE varía entre 6 y 7 años.

Cinco años después, Bruselas estima que estos objetivos de entre 3 y 6 años se han conseguido casi en todos los Estados miembros, mientras que para los 0 a 3 años aún hay que seguir trabajando, especialmente en los países del sur y del este de Europa.

En el caso español, datos comunitarios señalan cuidados durante hasta 30 horas semanales para el 39% de los niños entre 0 y 2 años, mientras que hasta 30 horas semanales se cubre el 54% de los niños de entre 3 y 6 años y el 40% cuando se supera este periodo.

Por otra parte, la Comisión facilitó otros datos que señalan las diferencias que existen en la UE entre el 2% de las posibilidades que existen en la República Checa para cuidar a los niños con el 36% que se registrar en Países Bajos.

También varían los gastos sociales que se asignan a las familias y a los niños, entre un 0,7% y un 3,9% del Producto Interior Bruto (PIB), según los países.

En este caso, señala que los países más meridionales tienen "más ventajas" que los otros países en cuanto a que otros miembros de la familia se encarguen del cuidado de los niños.

La Comisión señala, no obstante, que "los países que privilegian políticas favorables a la familia en ámbitos como la igualdad de acceso al empleo, baja para hombres y mujeres e igualdad de remuneración logran de manera general tasas de natalidad superiores y una tasa más elevada de participación de las mujeres en el empleo". Asimismo, constata que estos mismos países "se sitúan entre los que obtienen mejores resultados en términos de empleo y de crecimiento".

En este escenario, la comunicación que presentó la Comisión este jueves trata de afrontar la cuestión por medio de tres elementos: un apoyo financiero para hacer frente a los costes de la formación de una familia; servicios de cuidado de calidad, tanto para niños como para personas mayores dependientes, y un tiempo de trabajo flexible con horarios apropiados.

La Comisión planea apoyarse en la Alianza Europea para las Familias, que, según explicó, "servirá de plataforma para intercambiar conocimiento y experiencia". De hecho, convoca una reunión en junio y la creación de un grupo de alto nivel relativo a cuestiones demográficas.

Apuesta por emplear fondos del Séptimo Programa Marco de la UE para realizar investigaciones sobre este tema y señala el potencial que tiene el Fondo Social Europeo para financiar medidas para lograr una mejor conciliación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies