Moratinos asegura que la reunión de los Amigos de la Constitución en Madrid será "incluyente", "no excluyente"

Actualizado 22/01/2007 20:38:07 CET

Reconoce toda la dirección de los esfuerzos para salir del "impasse" a la Presidencia alemana de la UE

BRUSELAS, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, negó hoy que se hayan producido "tantas reticencias" por parte de algunos países de la UE por la convocatoria por parte de España y Luxemburgo de la reunión de los Amigos de la Constitución que tendrá lugar en Madrid el viernes que viene. Aunque congregará a los 18 Estados miembros que ya han ratificado el Tratado constitucional, Moratinos afirmó que será un encuentro "incluyente" y "no excluyente".

"Quiero subrayar que no se han producido tantas reticencias", dijo Moratinos en rueda de prensa al término del Consejo de Relaciones Exteriores en el que informó a sus homólogos de la reunión del 26 de enero, a la que también asistirán Portugal e Irlanda, que mantienen suspendidos sus respectivos procesos de ratificación.

"He informado de la reunión que España y Luxemburgo van a celebrar el próximo viernes en el sentido de que es una reunión que queremos que sea positiva, que sea una reunión no excluyente sino incluyente, donde los países que hemos ratificado el Tratado constitucional nos tenemos que sentir orgullosos de esa ratificación, pero al mismo tiempo con la voluntad de no crear grupos o separaciones o confrontación con ninguno de los países", declaró.

Como ejemplo de la ausencia de polémica en torno a la reunión de Madrid, Moratinos señaló que el único que tomó la palabra sobre este tema fue el ministro de Exteriores de Países Bajos -que junto a Francia rechazó la Constitución en referendo-- , Ben Bot, "que ha agradecido la explicación y ha aceptado de manera muy positiva el término y el contexto en que va a tener la reunión del 26 (de enero)", dijo.

Por su parte, el ministro francés, Philippe Douste-Blazy, reclamó esta tarde a los participantes que eviten "crear nuevas divisiones" en la UE. En declaraciones a la prensa, aseguró que "Francia no tiene dificultades particulares sobre la reunión prevista en Madrid el próximo 26 de enero que tiene como objetivo reunir a los Estados miembros que han ratificado el proyecto de Tratado constitucional".

Subrayó que "todo lo que contribuya a la búsqueda de una solución que tenga en cuenta la situación de unos y otros es bienvenido y espero que sea el caso de esta reunión", aunque puntualizó que "la UE necesitará el acuerdo de todos los Estados miembros para llevar a cabo las reformas institucionales necesarias".

Moratinos insistió en las explicaciones que el Gobierno ha dado a todos los países de la UE sobre la convocatoria y señaló que en la reunión de hoy "incluso el país que había manifestado de manera más formal alguna inquietud me ha mostrado su satisfacción porpor el enfoque que queremos dar a la reunión de Madrid".

RESPONSABILIDAD DE ALEMANIA

El objetivo, dijo, es "enriquecer el debate" y "hacer algunas propuestas", aunque después será la Presidencia alemana de la UE la responsable de "sacar adelante el Tratado constitucional" con la "hoja de ruta" que se espera que Berlín presente a los Veintisiete en el Consejo Europeo del mes de junio. Moratinos explicó que se tratará de un documento con "metodología de trabajo" para "terminar con los años de reflexión e iniciar propuestas para salir del impasse" en el que sumieron a la Constitución el voto negativo de los referendos en Francia y Países Bajos.

De momento, consideró "prematuro" aventurar cuál será la propuesta de Alemania para hacer avanzar el proceso constitucional. Por lo que respecta a los países que ya han ratificado, y "desde luego España", Moratinos dijo que el objetivo es "mantener la sustancia y los equilibrios" del texto actual.

Sin embargo, señaló que "no somos nosotros los que tenemos que decir lo que hay que cambiar", sino que también hay que escuchar a "aquellos que por razones equis han rechazado o no se han visto lo suficientemente seguros para proceder a la ratificación", para que "nos digan cuáles han sido las partes o elementos que consideran que no son capaces de introducir o aprobar o ratificar el texto".

Recalcó en particular que "los ciudadanos franceses y holandeses", que rechazaron el texto de manera mayoritaria y que "todavía no nos han dicho qué es lo que quieren qué tipo de tratado, más tratado o menos".

En cualquier caso Moratinos añadió que "no hay que olvidar que este Tratado lo firmaron los 27 países, todos lo firmaron y, por lo tanto, cuando se firma un tratado de esta índole hay un compromiso de llevarlo a cabo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies