Urkullu denuncia que el entierro de Sanjurjo "contraviene" la ley porque supone una "presunta" apología del franquismo

Publicado 05/05/2017 10:38:57CET

VITORIA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha denunciado que el entierro del general golpista José Sanjurjo celebrado el pasado 23 de marzo en Melilla "contraviene el espíritu" de la Ley de Memoria Histórica y constituye un "presunto" caso de apología y exaltación de la dictadura franquista.

Urkullu ha respondido este viernes, en el pleno de control que celebra el Parlamento Vasco, a una pregunta de EH Bildu sobre el entierro de los restos mortales de Sanjurjo en Melilla, en un acto que contó con la presencia de autoridades militares y civiles, entre ellas el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda (PP).

La portavoz parlamentaria de EH Bildu, Maddalen Iriarte ha denunciado la actitud del PP vasco en relación a este asunto, dado que el rechazo de los 'populares' impidió al Parlamento autonómico aprobar, la semana pasada, una declaración institucional de rechazo al entierro de Sanjurjo y de todo acto de "exaltación del genocidio franquista".

Iriarte ha subrayado que el posicionamiento de Urkullu en relación a este asunto "no es una cuestión menor", puesto que Sanjurjo, que participó en los golpes de estado de 1932 y 1936 contra el Gobierno de la República, fue uno de los responsables de la Guerra Civil (1936-1939), una "cruenta" contienda que provocó miles de muertos.

La representante de la coalición 'abertzale' ha emplazado al lehendakari, que este viernes coincidirá con el Rey en una visita del Monarca a Euskadi, pregunte a Felipe VI, en su condición de jefe de las Fuerzas Armadas, acerca de su opinión sobre el hecho de que altos mandos del Ejército participen en homenajes a "golpistas".

"HOMENAJE A UN GOLPISTA"

Urkullu ha respondido a Iriarte que con el Rey hablará "de lo que tengo que hablar y cuando tengo que hablar". Respecto al entierro de los restos de Sanjurjo, ha señalado que se celebró "en un contexto de homenaje a un general golpista".

El lehendakari ha afirmado que la ceremonia celebrada el pasado 23 de marzo en Melilla "contraviene el espíritu" de la Ley de Memoria Histórica, y puede constituir un "presunto" caso de "apología y exaltación de la dictadura franquista".

El presidente del Gobierno autonómico ha censurado que este tipo de actos evidencian una "falta de sensibilidad" hacia las víctimas del franquismo, muchas de las cuales -según ha recordado- "continúan a la espera de reconocimiento".

Urkullu ha mostrado su rechazo a cualquier acto que trate de "desvirtuar" la historia. Además, ha advertido a EH Bildu de que lo ocurrido en Melilla supone una oportunidad para rechazar "cualquier acto que suponga una exaltación del terrorismo o de cualquier otra forma de violencia o vulneración de los derechos humanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies