Urkullu pide a Batasuna y PSOE que plasmen en un documento político de solución las "buenas palabras que se dedican"

Actualizado 03/06/2006 16:58:20 CET

Cree "preocupante para profundizar en la convivencia de la sociedad vasca" la postura de PP y aplaude el "cambio" de Batasuna y PSOE

BILBAO, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, pidió hoy que "esa buena sintonía y esas buenas palabras que, tanto en público como en privado, se dedican Batasuna y el Partido Socialista" se plasmen en "un documento político de solución" que, según aseguró, la formación jeltzale se compromete a "estudiar y valorar" sin ningún afán de protagonismo.

De lo contrario, insta a la coalición abertzale y a los socialistas a "dejar de poner plazos, obstáculos y condiciones" y que, "desde ya, nos sentemos en una mesa".

Urkullu, quien participó en el "Txorierri Eguna" celebrado hoy en la localidad vizcaína de Erandio, consideró que es hora de superar "esta etapa de preámbulo y prolegómenos a un proceso de normalización política" y de trabajar para que sea "verdad lo que durante tantos años bajo la excusa de la violencia se nos ha dicho a los nacionalistas vascos, que sin violencia todo era posible".

"Ese -dijo- es el espejo de la inutilidad del camino del 'todo o nada' emprendido por algunos hace 30 años, la violencia y su justificación como corsé utilizado por otros para no respetar la voluntad de la sociedad vasca".

Urkullu afirmó que el PNV aplaude y va a apoyar e impulsar el "cambio de actitud tanto de Batasuna como del Partido Socialista". "estamos dispuestos a jugar, y lo estamos haciendo, el papel que nos corresponde, desde la lealtad a nuestro pueblo", añadió, para precisar que "una cosa es que, en este momento, estemos dispuestos a mirar hacia adelante y, otra que, encima, unos y otros -Batasuna y PSOE- se atrevan a darnos lecciones de democracia, de respeto a los derechos humanos y de lealtad hacia este pueblo, a sus deseos de paz y de construcción de la nación vasca".

El portavoz del EBB indicó que su partido aboga por un acuerdo político "para el pueblo vasco" de los partidos políticos sobre el futuro político de Euskadi. En ese sentido, aseguró que mientras no se alcance ese acuerdo, el PNV "seguirá en su trabajo progresivo y gradual, en su empeño, con el beneplácito de los ciudadanos, por superar los marcos actuales, trabajando desde los mismos desde la perspectiva de dar una respuesta, cada vez más urgente, a los requerimientos de una sociedad globalizada, crecientemente compleja y enormemente competitiva".

Tras criticar que tanto Batasuna como los socialistas se están dedicando en los últimos meses a, "además de buscarse unos a otros, criticar e insultar al PNV", Urkullu advirtió de que "el verdadero riesgo" para el proceso de paz "no es la actitud absolutamente deplorable que algunos jueces están manteniendo", sino el hecho de PSOE y Batasuna "no se atrevan a afrontar un verdadero acuerdo político de futuro y se conformen con un cálculo electoral".

"Si es verdad que en democracia todas las aspiraciones y proyectos políticos han de poder ser defendidos y que sea la sociedad la que opte queremos dar una vez más la oportunidad para que ETA entienda y también quienes temen lo que la sociedad vasca pueda decir, que si es posible el debate y el compromiso en la búsqueda del acuerdo político histórico y definitivito, no lo será como precio político, sino porque no existirá ninguna excusa para no abordarlo y porque es un derecho del pueblo vasco", subrayó.

Por otro lado, indicó que el PNV está "en un proceso de conversaciones con todas las formaciones políticas que así lo quieren para marcar los procedimientos, la metodología y los contenidos de lo que tiene que ser una mesa de partidos políticos con carácter resolutivo".

En ese sentido, recordó que su formación "siempre ha reivindicado el valor del diálogo", por lo que dijo no poder entender que, en el pasado, "otros gobiernos de otro color diferente al del actual del Estado español, en circunstancias más desfavorables que las actuales hayan hablado con ETA y que, ahora, se esté demonizando el diálogo, no solamente con ETA, sino el diálogo".

Reiteró que el PNV "siempre ha defendido el valor del diálogo y lo va a seguir aplicando", aunque precisó que "otra cosa diferente es cómo tienen que darse las condiciones para una mesa de partidos políticos que resuelva definitivamente, en base a un acuerdo integrador, el problema político".

PARTIDO POPULAR

En cuando a la postura del Partido Popular, cuyo líder, Mariano Rajoy, acusa al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "engañar" a los ciudadanos y ceder al "chantaje" de ETA, Urkullu consideró que es "preocupante para la profundización en la convivencia de la sociedad vasca".

Según destacó, en estos momentos "se pide a los partidos políticos que estemos a la altura de las circunstancias", por lo que consideró que "será responsabilidad de las formaciones políticas que no quieran ser leales a la voluntad de la sociedad vasca y que no quieran mostrar esa altura de miras y esa generosidad para mirar también que un proceso de paz tiene que ir trabajando un proceso de convivencia en la sociedad vasca".

Urkullu insistió en que la sociedad vasca esta manifestando "de una manera absolutamente mayoritaria" que el diálogo es "la vía por la que han de resolverse los problemas políticos" y que, además, la propia sociedad vasca "tiene derecho a decidir cuál tiene que ser su futuro".

Por ello, señaló que las formaciones políticas tienen que ser "honestas" con sus proyectos políticos a la hora de plantearlos a la sociedad vasca y que sea ésta la que opte, pero sin admitir que haya formaciones políticas "que tengan derecho de veto a proyectos políticos que son legítimos y absolutamente democráticos".

AUDIENCIA NACIONAL

Por último, Urkullu se refirió a la decisión de la Audiencia Nacional de no adoptar medidas cautelares contra la dirección de Batasuna y recordó que, cuando el PNV ha dicho que la Justicia "tenía que ser consciente de que el derecho ha de aplicarse también según el contexto social y político de la sociedad a la que hay que servir, se nos han reído y hemos sufrido todo tipo de chanzas e incluso de insultos".

No obstante, destacó que "hoy, afortunadamente, también escuchamos esas impresiones por parte del PSOE", por lo que "aplaudimos que todos podamos ponernos en situación de interpretar que estamos en un nuevo contexto político y que todos tenemos nuestro granito de arena que aportar a que el proceso de pacificación sea sólido, para poder abordar, sin ningún tipo de excusas como las que han sido utilizadas por el PP y el PSOE durante muchos años, el problema político que afecta a la sociedad vasca".