Vara lamenta que la sociedad se preocupe más de los posibles asesinos de los niños que de sus maestros

Publicado 17/03/2018 19:57:08CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández-Vara, ha defendido este sábado la decisión del PSOE de abandonar la subcomisión parlamentaria que buscaba un pacto de Estado en educación hasta que el Gobierno no se comprometa a invertir en esta política el 5% del Producto Interior Bruto (PIB).

"Nos preocupa mucho quien le vaya a abrir la barriga a nuestros hijos pero no tanto quién le vaya a abrir las mentes", se ha quejado Vara, en alusión a la gran repercusión mediática que ha tenido el caso del asesinato del niño Gabriel Cruz y el debate que se ha generado en la opinión pública en torno a la prisión permanente revisable.

Frente a quienes han criticado al PSOE por salirse del pacto educativo, como hizo este viernes el exAlto Representante de Política Exterior de la UE Javier Solana, Vara ha justificado esta decisión en que "sin dinero es complicado" poder llegar a ningún pacto de Estado en la materia sin generar "falsas expectativas".

El también presidente del Consejo Político Federal del PSOE ha manifestado su "respeto" hacia la figura de Solana, al que también ha pedido respeto para la actual dirección del PSOE, a la que le ha tocado lidiar con "situaciones tremendamente complejas" y "muy diferentes" de las que vivió él cuando tuvo puestos de responsabilidad.

Preguntado expresamente si apoya la derogación de la prisión permanente revisable, como defiende su partido, Vara ha subrayado que "el papel rehabilitador y de reinserción de la pena es incompatible con la cadena perpetua". Y ha abogado por que el PSOE defienda su criterio
"con independencia de cúal sea la posición en un momento dado mayoritaria en la opinión pública".

En cuanto a las ausencias a esta Escuela de Gobierno, entre ellas las de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba o la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, Vara ha lamentado que quienes no han venido han "perdido la oportunidad" de relacionarse con los militantes de una manera diferente a la tradicional.