Sindicalistas de la izquierda abertzale piden que se vote a D3M

Actualizado 24/02/2009 15:01:41 CET

USURBIL (GUIPÚZCOA), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 70 sindicalistas de LAB, EHNE y ESK manifestaron hoy, a título personal, su voluntad de acudir a votar el 1 de marzo a favor de Demokrazia 3 Millioi (D3M) y su apuesta por "un voto ilegalizado" porque "sin la izquierda abertzale no habrá cambio político y social real en Euskal Herria". Además, denunciaron que, tras los próximos comicios, "se formará un parlamento antidemocrático por la utilización por parte del Estado español de armas jurídicas de destrucción masiva de derechos civiles y políticos".

El ex secretario general de LAB, Rafa Diez Usabiaga, ejerció de portavoz en una rueda de prensa en la localidad guipuzcoana de Usurbil para hacer pública, a título propio, su apuesta por "un voto ilegalizado" con el objetivo de "sumar fuerzas por un auténtico cambio político y social que, mediante la negociación y el acuerdo, permita a este país decidir su futuro de manera libre y democrática, conquistando un escenario de paz y de estabilidad política".

Según explicó, apuestan por "unir fuerzas independentistas y progresistas" con una hoja de ruta "clara para ser eje determinante de un nuevo ciclo político que es imparable, por mucho que se intente frenar con medidas tan antidemocráticas como las aplicada estas elecciones".

En este sentido, Díez Usabiaga criticó que el Gobierno vasco "acepta las reglas de juego que, desde Madrid, imponen en las elecciones vascas en lugar de defender los deseos del pueblo" y se cuestionó "dónde están los que defienden el derecho a decidir para combatir a esa imposición colonial".

Según explicó, la realidad política actual presenta un marco económico "agotado en los cuatro herrialdes, que niega los derechos nacionales, que simboliza la dependencia y la colonización política con la obligación de colocar la bandera española en el parlamento vasco", y por ello apostarán por "el voto ilegalizado".

A su juicio, la "batalla de fondo" se basa en dos alternativas; "más estatuto sin reconocimiento y derechos nacionales o un marco jurídico democrático que permita el desarrollo en igualdad de todos los proyectos políticos, incluido el independentista, bajo el respeto de todos a la voluntad popular democrática".