Vecinos de Son Banya se concentran frente al Ayuntamiento de Palma en contra del derribo de sus casas

Actualizado 26/01/2011 14:47:39 CET

Señalan que el derribo del 85 por ciento de las viviendas afectará a entre 35 y 40 familias del barrio palmesano

PALMA DE MALLORCA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 70 vecinos de Son Banya se han concentrado esta mañana frente al Ayuntamiento de Palma para rechazar el derribo del 85 por ciento de las 90 casas de este barrio palmesano, lo que, según han señalado, afectará a entre 35 y 40 familias a las que el Consistorio les ha ofrecido una vivienda en alquiler con opción a compra en otra zona de la capital balear.

Durante la concentración, en la que participaron una decena de niños, los vecinos de Son Banya portaban carteles en los que se leía 'No somos terroristas, somos personas'; 'Sí a la integración, no al racismo'; 'Qué será del futuro de nuestros hijos'; 'Por una vivienda digna'; 'Queremos nuestros derechos' y 'Vamos a luchar'. Asimismo, corearon gritos en los que exigían la dimisión de la alcaldesa, Aina Calvo, así como del regidor de Bienestar Social, Eberhard Grosske.

En declaraciones a los medios, un portavoz de los vecinos Miguel Ángel Heredia ha indicado que los vecinos se han concentrado frente al Consistorio, después de que hace una semana, Grosske les enviara unas cartas en la que les informaba de que tenían un plazo de quince días para desalojar las viviendas, dado que éstas iban a ser derribadas, en el marco del plan de realojo, con el fin de desmantelar el barrio de Son Banya.

Así, ha dicho que los vecinos están "indignados", debido a que, a su juicio, no son los medios más adecuados "tirar un pueblo entero jugando con los sentimientos de las familias y tratándonos de lo peor de lo peor, como si fuéramos delincuentes, narcotraficantes y terroristas, según se desprende de un artículo escrito por Grosske en un medio de comunicación".

"Estamos cansados de que Grosske nos trate así y de que no dé la cara nunca", ha recalcado Heredia, quien ha manifestado que no sólo en Son Banya hay droga y redadas contra narcotraficantes, sino que "también hay en otros barrios de Palma", por lo que ha insistido en que los vecinos están "cansados de ser el punto negro de todo lo malo".

En esta línea, ha apuntado que el tema de la droga "tiene que estar en manos de la Ley, de forma que quien haga mal que la pague, pero que no lo paguen justos por pecadores". Así, ha pedido a Grosske que "no se dedique a hacer de policía en Son Banya, porque ya está la propia policía para trabajar".

"CONDICIONES MÁS DIGNAS O ARREGLO DEL BARRIO"

De este modo, Heredia ha pedido al regidor de Bienestar Social que se siente en una mesa con los vecinos para llegar a un acuerdo "pacífico que convenga al Ayuntamiento y a los residentes de Son Banya", de forma que les ofrezca unas condiciones "más dignas" para abandonar sus viviendas y, en caso contrario, que les dejen vivir "tranquilos" en sus pisos actuales y les "arreglen" el barrio como "una zona de Palma más".

Por tanto, el portavoz ha recalcado que los vecinos rechazan la propuesta que les ha hecho el Consistorio y que consiste en abandonar sus casas para que éstas sean derribadas, a cambio de un piso en alquiler en otra zona de Palma, que, en un plazo de cinco años, tendría opción a compra. Concretamente, el pago del alquiler corresponderá con el 20 por ciento del sueldo que perciba mensualmente el cabeza de familia.

Sin embargo, Heredia ha subrayado que, gracias a un "buen" bufete de abogados al que han recurrido los vecinos, se ha conseguido paralizar, de momento, el plan del Consistorio, tras un recurso presentado al mismo, lo que, en su opinión, supone un "buen tortazo en las narices a Grosske".

En este sentido, ha manifestado que, actualmente, los vecinos de Son Banya están "en manos de la Ley", al tiempo que ha apuntado que, el 90 por ciento de los residentes de este barrio está en paro, por lo que ha criticado que el Ayuntamiento de Palma "no ayuda a los jóvenes, que están discriminados, porque como son de Son Banya, nadie les da trabajo".

"El Consistorio pasa de nosotros y nos tiene en el olvido total", ha censurado, al tiempo que, por el contrario, ha agradecido el hecho de que todos los menores de Son Banya estén escolarizados, de forma que ha explicado que la presencia de algunos niños en la concentración frente al Ayuntamiento se debía a que algunos están "enfermos".

"Estamos agradecidos de que nos dejen escolarizar a nuestros hijos y que algunas personas que no habían podido hacerlo hasta ahora por uno u otro motivo, ahora estén estudiando", ha concluido Heredia, quien ha dicho que "lo cortés no quita lo valiente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies