De la Vega "confía" en que el PP "haga una reflexión" y vuelvan a la "unidad"

Actualizado 22/01/2007 1:01:03 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Gobierno y oposición hablan de 'unidad'. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que el Gobierno "confía sinceramente" en que los dirigentes del Partido Popular "hagan una reflexión y vengan a la unidad". Para De la Vega esto es necesario porque "está en juego el futuro de la libertad y del fin de la violencia". Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, recoció ayer que la división de los demócratas "no es buena", pero aseguró que ve "más importante" hacer una política que persiga la derrota del terrorismo.

De la Vega, que participó en un mitin celebrado en Madrid junto a Rafael Simancas y Miguel Sebastián -candidatos socialistas a la Comunidad y el Ayuntamiento madrileños-, lanzó un mensaje a la dirección del PP, en el que expresaba su confianza en que "por una vez escuchen el sentir de la ciudadanía". Por ello, manifestó que "no pueden seguir estando permanentemente de espaldas a la gente", porque "está en juego el futuro de la libertad y del fin de la violencia".

La 'número dos' del Gobierno insistió en su mensaje en que los dirigentes del PP "deben entender que el enemigo no es el Gobierno ni el resto de los partidos", sino que "el único enemigo de todos es ETA". En este sentido añadió que es el momento de "pensar en el país y no en el partido".

Asimismo, criticó al PP por el uso que está haciendo del problema del terrorismo de ETA, algo que, aclaró, no le produce ninguna alegría, "sino una enorme tristeza". De la Vega recordó que "hay frases que van a perseguir para siempre a quien las pronunció", pero que "no" están dispuestos a pagar con la misma moneda, porque, añadió, "lo más importante es el diálogo entre demócratas".

En esta línea, la vicepresidenta del Ejecutivo insistió en que el PSOE "nunca" pidió "cuentas" al Ejecutivo de José María Aznar "cuando hubo fracasos", y que tampoco pretendieron "imponer condiciones para forjar acuerdos". Para concluir De la Vega recalcó que los socialistas "nunca" han abierto "ni una fisura para desgastar a un Gobierno", sino todo "lo contrario".

LA DIVISIÓN "NO ES BUENA"

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, reconoció ayer que la división de los demócratas "no es buena", pero subrayó que la unión de los partidos "siempre se hace sobre la base de una política" porque "la unidad en la nada es eso: nada". Rajoy consideró que para que haya unidad entre PP y PSOE es preciso que los socialistas rectifiquen, porque añadió que no se puede continuar en "la gran ceremonia de la confusión" -nuevas reuniones del Gobierno con todos los partidos, con los sindicatos, con asociaciones varias-, ya que advirtió que eso "conduce a la nada".

Además, Rajoy se refirió, de nuevo, al Acuerdo por la Libertades y Contra el Terrorismo -que PP y PSOE firmaron en 200- y recordó que "había un Pacto" que el Gobierno "rompió unilateralmente porque quiso". Por este motivo, aseguró que "la nueva política fracasó", y que lo que "no se puede hacer ahora es convocar a todos para ocultar ese fracaso". Para Rajoy la solución pasa por "rectificar y volver a lo que había funcionado".

En este sentido, el líder popular indicó que le gustaría que el PNV se sumara a ese pacto, pero admitió que es "difícil" porque está en contra de la Ley de Partidos y a favor de dialogar con Batasuna y de que ésta se pueda presentar a las elecciones. Rajoy tuvo también palabras para Zapatero, asegurando que ha cometido "grades errores" en materia de lucha contra ETA. Y concluyó afirmando que este es el "verdadero drama", porque Zapatero "no ha dado la autodeterminación ni Navarra, pero que sin embargo "hemos retrocedido varios años" en la lucha contra ETA.

PROMESAS INCUMPLIDAS

Por otra parte, la secretaria de Política Territorial del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, exigió a Zapatero que explique si el Ejecutivo apoya la iniciativa de diálogo que el PNV sigue "pidiendo e impulsando" tras el último atentado de ETA en Barajas. Por ello, la dirigente popular pidió al Gobierno que diga "claramente" a los ciudadanos en en "qué momento nos encontramos", en el que "no habrá diálogo hasta que no cese la violencia" o en "el marco del diálogo que algunos como el partido del señor Egibar -presidente del PNV en Guipúzcoa- siguen pidiendo e impulsando".

Además, Sáenz de Santamaría afirmó que en la lucha contra el terrorismo "uno tiene que tener las ideas muy claras desde el principio" y que "no hay que vivir de una política errática y sin estrategia". En este sentido, criticó al presidente del Ejecutivo porque alegó que "cuando uno es presidente tiene que cumplir lo que promete y dice en su proyecto electoral".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies