Moratinos recuerda a Venezuela que aunque haya divergencias, se deben plantear "con respeto"

Actualizado 14/11/2007 11:46:06 CET

El ministro afirma que la voluntad de Madrid y Caracas es defender una relación histórica muy importante

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, recordó hoy, en relación al incidente vivido entre el Rey don Juan Carlos y el presidente venezolano, Hugo Chávez, en la última sesión de la Cumbre Iberoamericana, que aunque se produzcan divergencias entre dos países, éstas "se deben plantear con respeto".

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, el ministro opinó que el debate surgido en la Cumbre "no se produjo con respeto mutuo" y que lo único que hizo el Rey fue decir a Chávez que escuchara al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien estaba siendo interrumpido en su argumentación por el mandatario de Venezuela.

"En estas ocasiones lo que hace falta es tener serenidad, pero también hacerse respetar, y más cuando se hacen manifestaciones contra un ex presidente", afirmó Moratinos refiriéndose a los insultos de Chávez contra José María Aznar.

A su juicio, en situaciones como las del sábado "lo que hace falta es tener mucha serenidad y también hacerse respetar y expresar nuestro desagrado cuando se manifiestan algunas declaraciones en contra de un presidente del Gobierno español; no se puede dejar pasar sin reaccionar".

A pesar del incidente del pasado sábado, Moratinos aseguró que desde ese día ha hablado en dos ocasiones con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, y que "todo tiene que volver a una normalidad" porque "las relaciones bilaterales son muy importantes".

"Esto es lo que intentamos conseguir. La voluntad de ambos gobiernos es defender una relación histórica muy importante. Venezuela tiene voluntad de tener buenas relaciones con España. mi intención es que los intereses de España se defiendan lo mejor posible", añadió.

RESULTADO POSITIVO DE LA CUMBRE

No obstante, resaltó que el debate de la Cumbre Iberoamericana concluyó "de forma más satisfactoria", ya que "se ha avanzado en la cohesión social" porque todos los países, incluidos Venezuela y Nicaragua, "han aceptado un documento de principios" que se concreta en un programa de acción con "políticas contra la pobreza (...), la lucha contra la exclusión, y se ha hecho la apuesta de iniciar la reflexión de crear un fondo de solidaridad iberoamericano". Así, resaltó que es la primera vez que una Cumbre "concluye con progreso y proyectos específicos".

Moratinos explicó que "por eso surgieron las dificultades" en el último debate, "porque se debatieron en profundidad distintos modelos" regionales. "El modelo que España defiende ahora es la integración regional. Cada uno expresó su posición, pero lo que nosotros pedimos es que se puede hacer con respeto y dialogando", señaló.

Según el ministro, "comparando la presencia política, social, institucional, económica...", la que ejerce el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en Iberoamérica "es mucho más amplia que el anterior".

En su opinión, con el anterior gobierno "había una imagen muy negativa hacia España porque sólo veían empresarios, sólo veían interés". Para Moratinos, "esto ha cambiado" por la "necesidad de tener una buena relación política" con todos los países iberoamericanos.

"El empresario español ha apostado por el sector neurálgico del desarrollo latinoamericano, los servicios, que ya forman parte del entramado de los servicios de Latinoamérica. En el caso de Bolivia, se establecieron nuevas reglas, pero las empresas pudieron permanecer. Gracias a nuestra política podemos defender mejor la presencia de los empresarios en Latinoamérica", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies