¿Qué es la vía eslovena y qué tiene que ver con la declaración de independencia de Cataluña?

Vía eslovena a la independencia
EUROPA PRESS
Actualizado 11/10/2017 15:27:17 CET

MADRID, 11 OCT. (EDIZIONES) -

SIGUE AQUÍ TODAS LAS NOVEDADES DEL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

¿Qué es el artículo 155 de la Constitución y qué implica para Cataluña?

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha declarado este martes una suspensión temporal de los efectos de la declaración de independencia para emprender, en las próximas semanas, "un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada" con el Estado.

Algo que ya anticipó el eurodiputado del PDeCAT Ramón Tremosa, quien anunció el pasado lunes que Cataluña podría ir a la vía eslovena si declaraba la independencia y la suspendía durante un tiempo de forma inmediata.

¿QUÉ OCURRIÓ EN ESLOVENIA?

La República Federativa de Yugoslavia (RFSY) fue un Estado político formado por las diferentes regiones que conforman la parte occidental de la península balcánica. Su disolución se precipitó tras la muerte en 1980 de Tito, jefe de Estado de Yugoslavia desde la Segunda Guerra Mundial, y la desmembración de la Unión Soviética.

En el año 1990, la coalición eslovena DEMOS organizó un referéndum para independizarse de Yugoslavia que contaba con la oposición del Gobierno y que no era reconocido por la comunidad internacional. El 'sí' se impuso en la consulta con un 95% de los votos, pero el gobierno de Eslovenia no declaró inmediatamente la independencia, sino que la mantuvo en suspensión para negociar con el Estado.

Seis meses después de este anuncio, el escenario político internacional había cambiado: la caída del muro de Berlín propició la autodeterminación de algunas de las regiones que formaban el bloque socialista durante la Guerra Fría. En este contexto, el gobierno esloveno decidió declarar su independencia simultáneamente a Croacia, el 25 de junio de 1991.

Yugoslavia respondió a Eslovenia con una guerra de diez días que acabó en julio de 1991 con un centenar de víctimas mortales, pero Belgrado centró sus esfuerzos en la guerra con la limítrofe Croacia, donde habitaban más de 600.000 serbios.

Tras la Guerra de los Diez Días, Eslovenia pactó una moratoria de tres meses con la comunidad internacional para ejecutar el proceso de independencia y, una vez finalizado este período, se mantuvo cierto tiempo como un Estado no reconocido. "Tendremos que funcionar sin reconocimiento", lamentaba entonces el ministro de Asuntos Exteriores esloveno.

A pesar del rechazo inicial de la comunidad internacional, Alemania reconoció a Eslovenia y Croacia en diciembre de 1991 y trabajó activamente para que otros países lo hicieran. La Comunidad Europea reconoció a Eslovenia en enero de 1992, si bien no aceptaría su entrada en la Unión Europea hasta 12 años más tarde.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies