Villares cierra la campaña con una advertencia sobre los "pecados capitales" del PP y la "soberbia" de Feijóo

Luís Villares en el cierre del mitin en Santiago
EN MAREA
Publicado 23/09/2016 22:58:01CET

En Marea cierra la campaña en Santiago en una abarrotada Praza de Praterías que acabó al grito de "'¡hay marea!"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El candidato de En Marea a la Presidencia de la Xunta, Luís Villares, ha cerrado la campaña electoral enumerando los "siete pecados capitales del PP", en los que Feijóo representa "la soberbia de no haber escuchado al pueblo que sufría".

En Marea ha puesto el broche este viernes a la campaña electoral con un acto público en la compostelana Praza de Praterías, en un mitin en el que alrededor de mil personas han acabado coreando "presidente, presidente" a un Villares que ha invitado al candidato del PPdeG a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, a "coger el tren a Madrid" que pasa "el próximo domingo".

El cabeza de cartel del partido instrumental ha tirado de ironía durante su intervención enumerando los "siete pecados capitales del PP": la "lujuria" de Baltar, la "envidia" de "los bolsos de Rita Barberá", la "ira" de "las guerras de Aznar", la "pereza" del "plasma de Rajoy", la "avaricia" de Bárcenas y la "gula" de Marcial Dorado, "insaciable de nieve".

Para Feijóo ha reservado el séptimo, la "soberbia" de "no haber escuchado al pueblo que sufría". Villares ha recuperado el estribillo del himno de la revolución de los claveles portuguesa para recordar al presidente gallego que "el pueblo es quien más ordena". "¡Nada por encima del pueblo de Galicia. Ni ahora, ni nunca!", ha exclamado.

COMIENZO CON PUNTUALIDAD

Pasadas las 20,15 horas han comenzado a bajar por la escalinata de Praterías Villares y sus nueve acompañantes esta noche, que se han ceñido estrictamente a los cuatro minutos por intervención que estipuló la organización, en un acto en el que Beiras ha acabado visiblemente emocionado y abrazando al regidor compostelano, Martiño Noriega.

Los "tres tenores", como se autobautizaron los también llamados 'alcaldes del cambio' --Xulio Ferreiro (A Coruña), Jorge Suárez (Ferrol) y el anfitrión este viernes Martiño Noriega (Santiago)-- no han faltado en un mitin en el que también han estado presentes el histórico dirigente del nacionalismo gallego, Xosé Manuel Beiras, y la diputada en el Congreso de En Marea Yolanda Díaz.

Asimismo, también han intervenido los cabeza de lista por A Coruña, Antón Sánchez, y Pontevedra, Carmen Santos; así como los número dos de Ourense y Lugo, David Rodríguez y Paula V. Verao, respectivamente.

VILLARES REPITE "VIAJE"

Como ya hizo en su mitin en su ciudad natal, Lugo; Villares ha querido hacer "viajar" a los asistentes al acto a través de una "travesía por la dignidad" llevada por "la marea", realizando la primera parada en Fisterra, inicio simbólico de la "unidad popular" con el Nunca Máis.

"Nos convencieron de que Galicia era el fin del mundo. Pero no, éramos el principio. Somos el inicio de Europa. Y desde hoy y para siempre el inicio de algo grande", ha exclamado el candidato que, como ya repitió a lo largo de la última semana de campaña, ve en las elecciones del próximo domingo una oportunidad para dar comienzo a la "Europa social".

El de Santiago ha sido un mitin en el que, como es costumbre en los cierres de campaña, los tiempos han estado muy marcados por la necesidad de hacer coincidir la intervención del candidato con las conexiones de las televisiones durante la emisión del informativo nocturno.

SANTIAGO DE LOS 'SÍES' Y LOS 'NOES'

Coincidiendo con la conexión de la televisión pública, Villares ha preguntado a los santiagueses si querían "recortes", "corrupción", "narcos en yates", "PP" o "Feijóo" ante los 'noes' a coro de los congregados, que cambiaron por 'síes' cuando el candidato preguntó si lo que querían eran "dignidad", "justicia", "alegría", "igualdad" y "marea". "Nadie nos marca nuestro destino. Somos marea, ¡hay marea!", ha exclamado, al término.

Los asistentes se levantaron, pensando que el mitin habían finalizado, pero rápidamente Villares tuvo que justificarse ante el público y reconocer que el acto aún no había llegado a su fin. De este modo, continuó repasando ese "viaje" virtual en el que caminó junto a "parados", "colectivos feministas", los "trabajadores de Alcoa", "los niños y niñas de la enseñanza pública" o los "ganaderos" gallegos.

También ha querido sumar a esa "travesía de la dignidad" ya mencionada a "los que ya no están" porque "el PP les negó la medicación que necesitaban" --como los enfermos de hepatitis C--, o a los "jóvenes que viene de vuelta" luego de emigrar, porque, según Villares, a partir del próximo domingo "hay futuro en esta tierra", el día en que ha augurado el fin de la "Santa Compaña del PP".

LOS "TRES TENORES"

El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, ha apelado a la "valentía y a la ira" para acudir a las urnas el próximo domingo y aupar a los candidatos de En Marea "de la plaza al Pazo (do Hórreo)". Así, ha llamado a apostar por En Marea, un proyecto que "llegó para quedarse en el espacio de la izquierda rupturista".

Por su parte, el regidor compostelano, Martiño Noriega, se ha dirigido a Luís Villares para indicarle que "hay una casa en Monte Pío" que se convertirá en su residencia a partir del domingo. "Vigilado" por la Berenguela de la Catedral, Noriega ha homenajeado la "piedra" que en Santiago pisaron personajes como Rosalía de Castro "vilipendiada por ser diferente", Ánxel Casal "último alcalde republicano" de la capital gallega u Otero Pedrayo "caminando con estudiantes como, por ejemplo, Xosé Manuel Beiras".

"Nos quieren desanimados, pero no nos tendrán derrotados", ha exclamado Noriega, que ha reivindicado "una primavera de unidad popular en este otoño que comienza" el próximo domingo, en el que ha augurado un "ajuste de cuentas a su injusticia".

"Qué es la política sino recoger el legado de nuestros abuelos y mirar hacia adelante a un futuro que estamos a punto de conquistar", ha manifestado el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, que ha llamado a hacer que "la primavera" de mayo de 2015 --cuando las mareas municipales conquistaron la ciudad herculina, Santiago y Ferrol-- se extienda "hasta septiembre".

BEIRAS Y LOS TOMATES DE VILLARES

Por su parte, el histórico dirigente del nacionalismo gallego, Xosé Manuel Beiras, ha ensalzado a En Marea como el "cuarto" hito histórico político de "los últimos 100 años en Galicia" tras las Irmandades da Fala, el Nunca Máis y las mareas municipales de 2015.

"Para empezar un clásico. Feijóo, ponte flotador que viene la marea". Así ha comenzado su intervención el cabeza de lista por A Coruña, Antón Sánchez, que ha brindado la anécdota de la noche bromeado con Villares por su confesión en el cuestionario a los candidatos realizado por Europa Press, en el que comentó que, por culpa de la campaña electoral, había descuidado su plantación de tomates.

"Vale que te metas en la jungla de la política a ser vilipendiado por la derecha, pero que descuides los tomates, no", ha bromeado Sánchez, que, acto seguido, ha entregado un tomate de su propia huerta a Villares, ante una Praza de Praterías que acabó modificando el grito de guerra de En Marea por un "¡hay tomates!".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies