Los violentos reciben 2008 con ataques a la subdelegación del Gobierno en Vitoria y a un batzoki

EP
Actualizado 02/01/2008 1:08:35 CET

VITORIA, 2 Ene. (OTR/PRESS) -

Los violentos aprovecharon la Nochevieja para dar su particular bienvenida a 2008 en forma de acciones de 'kale borroka' en las calles de Euskadi. En esta ocasión, fue la subdelegación del Gobierno en Vitoria y la sede del PNV en la localidad guipuzcoana de Zumárraga. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, denunció que ante la violencia radical en el País Vasco "unos amenazan, otros ponen bombas y otros callan".

En Vitoria, en torno a las cuatro menos cuarto de la madrugada un grupo de ocho individuos encapuchados atacaron la subdelegación del Gobierno en Alava, situada en la calle Olagibel de Vitoria. El ataque se produjo en concreto en la parte trasera de su edificio, causando pocos daños materiales. Se trató de una acción "muy rápida", ya que lanzaron hasta nueve artefactos incendiarios en pocos segundos.

Al menos seis de los ocho artefactos lanzados impactaron contra la garita y el fuego que provocaron ennegreció la fachada sin causar mayores daños materiales ni personales.

El delegado del Gobierno en la Comunidad del País Vasco, Paulino Luesma, expresó su "más enérgica repulsa" y condena ante el ataque "terrorista" contra la Subdelegación del Gobierno en Vitoria. Además, aseguró que "unos amenazan, otros ponen bombas y otros callan". Luesma dijo también en un comunicado que es necesaria la condena y el "rechazo absoluto de este y de todos los actos terroristas que se vienen cometiendo en el País Vasco contra sedes de partidos políticos, bienes públicos, estaciones de ferrocarril, en definitiva contra toda la sociedad, una sociedad harta de esta violencia despreciable e inútil".

"Una sociedad que es testigo de cómo, mientras unos amenazan, otros colocan bombas y materializan las amenazas y otros callan cobardemente expresando con su silencio su cobardía ante los terroristas".

El delegado del Gobierno también advirtió a los autores del ataque con cócteles molotov contra la sede de la Subdelegación que "el futuro que les espera es el mismo que el de aquellos otros que les han precedido en similares actuaciones", es decir, "ser detenidos por las fuerzas de seguridad y rendir cuentas ante la Justicia". "No tengan ninguna duda: pagarán por ello", añadió.

ATAQUE A LA SEDE DEL PNV EN ZUMARRAGA

Por otra parte, a las doce y media de la madrugada también fue atacada la sede del PNV en Zumarraga, situada en la Avenida de Euskadi de la localidad. El fuego causado por los artefactos incendiarios fue sofocado rápidamente con un extintor, informó la Ertzaintza.

Eusko Alkartasuna condenó los ataques y recordó que actos de este tipo "suponen un obstáculo en el camino hacia la normalización política que sólo será posible de medios democráticos".

Por su lado, el portavoz de Presidencia de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, condenó el ataque registrado en la noche del domingo contra la estación de EuskoTren en el barrio Gaztaña de Rentería, en Gipuzkoa, e insistió en que "es más necesario que nunca que toda expresión de violencia desaparezca de las calles de Euskadi". En este sentido, aseguró que "no es aceptable ni admisible" que la sociedad vasca deba vivir con "una continua vulneración" de los derechos humanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies