La Xunta denuncia "sabotajes" y "amenazas" por parte de mafias para entorpecer la retirada de madera quemada

Actualizado 01/03/2007 14:58:59 CET

La Guardia Civil investiga destrozos en máquinas en tres empresas rematantes en Cotobade, donde intensificará la vigilancia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia denunció hoy la existencia de "mafias" que están operando en el municipio pontevedrés de Cotobade -la considerada zona cero de la crisis incendiaria da agosto-- y que están llevando a cabo "sabotajes" y "amenazas" para "entorpecer" la retirada de la madera quemada durante esta ola de fuegos, unos cuatro millones de metros cúbicos en toda Galicia, de los que ya se ha retirado o está en este proceso más de la mitad.

"Son atentados, hechos ilegales y delictivos que no podemos tolerar y que no pueden recibir otro calificativo que no sea el de mafia", denunció en rueda de prensa el director xeral de Montes, Alberte Blanco, quien concretó que los "sabotajes" se han realizado a tres máquinas que cortan la madera de empresas rematantes que trabajan par Fearmaga (Federación de aserraderos de madera de Galicia) en las parroquias de Tenorio, Viascón y San Xurxo de Sacos.

Blanco relató que el primer "atentado" --que al igual que los otros dos ya han sido denunciados a la Guardia Civil que ha abierto una investigación-- se produjo el pasado 6 de febrero en la parroquia de Tenorio, cuando a las once y menos cuarto resultó totalmente calcinada una máquina procesadora, que corta automáticamente la madera.

El director xeral de Montes precisó que se trata de madera para una puja particular, perteneciente a un monte mancomunado y que los daños en la máquina se elevan a 300.000 euros

Posteriormente, el 26 de febrero en otro corta para una puja particular en una mancomunidad de montes de Viascón, otra máquina procesadora sufrió daños "importantes" por valor de 10.000 euros al romper los conductos del aceite, lo que provoca que arda el motor una vez que se pone en funcionamiento.

El tercer "sabotaje" se produjo en San Xurxo de Sacos en un góndola (cabeza del tractor con el remolque transporta la madera), entre el día 23 y 26 de este mes, ya que los operarios dejaron la máquina en el viernes y cuando retomaron los trabajos el lunes se encontraron con los destrozos que se elevan a 10.000 euros.

Además de estos daños, Alberte Blanco denunció "amenazas" telefónicas a uno de los afectados, al igual que "intimidaciones personales". Además, aseguró que habían recibido "mensajes" para que abandonase la zona.

INTENSIFICAR LA VIGILANCIA

Alberte Blanco reconoció que es "difícil" determinar lo que se persigue con estas "acciones delictivas" y que insistió en que están siendo investigadas por la Guardia Civil, después de mantener una reunión el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, con el delegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, y la Guardia Civil, donde se decidió, además de iniciar una investigación, intensificar la vigilancia en esta zona y "proteger a los amenazados".

No obstante, adelantó que "parecer ser que se pretende intimidar" a los maderistas que trabajan de "forma honesta, honrada y profesionalmente" y se "intenta obstaculizar la retirada de madera quemada". En todo caso, aclaró que se trata, de momento, de "conjeturas".

Así, precisó que los afectados han comunicado que las personas que realizan estos "sabotajes" saben "muy bien lo que hacen" y "no se trata de un mero acto vandálico", ya que aseguró que son acciones para que "no se aproveche nada de la máquina".

En concreto, se refirió a la rotura de tuberías del aceite para que se queme el motor o a rajar las ruedas de forma radial, lo que impide su reutilización. "Es gente que sabe como hacer el máximo daño", aseveró Alberte Blanco.

NORMALIDAD EN EL RESTO DE CORTAS DE GALICIA

De momento, la Consellería de Medio Rural ha localizado estos hechos delictivos en el municipio de Cotobade, "donde se focaliza el problema" y destacó que en el resto de Galicia se está en "prealerta", aunque aseguró que la corta y retirada se está realizando "con total normalidad" y "sin mayores problemas".

Así, destacó que ya se ha retirado o está, en este proceso, más de la mitad de los menos de cuatro millones de metros cúbicos de madera quemada en la ola de fuegos de agosto. Precisamente, en un primer momento, se había calculado en unos 5,5 millones de metros cúbicos la cantidad de madera calcinada, que fue reducida a 4,4 y que, finalmente no alcanza los cuatro millones de metros cúbicos.

La reducción de esta cifra se debe a que, tal y como explicó Alberte Blanco, "gran parte" de eucaliptos están rebrotando, lo que quiere decir que no están secos y, por tanto, no es necesario venderlos y cortarlos.

CINCO AÑOS EN EL MONTE

El director xeral de Montes destacó el "tiempo récord" en que se está retirando la madera quemada y aseguró que en los últimos dos meses la aceleración de estos trabajos ha sido "muy importante" y que comparó con otros años en los "la madera quemada podía quedar hasta cinco años en el monte".

Por ello, aseguró que la Consellería Medio Rural está "satisfecha" con estos trabajos, al igual que con el ritmo de limpieza de los montes de cara a la campaña de verano. Así, recordó que ya se han iniciado estos trabajos en las cuatro provincias por parte de la empresa Tragsa.

En el caso de las fajas de protección de más de 20.000 núcleos rurales de 224 municipios, anunció que ya se han iniciado estas tareas. Además, consideró "minoritario" el porcentaje de ayuntamientos que no se sumaron al convenio con Medio Rural para crear estas franjas de entre 25 y 50 metros de protección.

En concreto, recordó que el 90% de los municipios de alto riesgo de incendios se ha sumado a este acuerdo-marco, por lo que calificó de "muy alto" el nivel de colaboración por parte de las administraciones locales, que han respondido de "manera positiva".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies