Zapatero niega un pacto del Gobierno con ETA

Actualizado 14/07/2006 13:27:50 CET

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró esta mañana que en "en absoluto" hay un acuerdo respecto a las reclamaciones de ETA y Batasuna de autodeterminación y de anexión de Navarra a Euskadi. "En absoluto hay pacto", volvió a decir el jefe del Ejecutivo cuando se le volvió a insistir sobre si en este momento hay acuerdos con ETA.

En una entrevista con Punto Radio, el jefe del Ejecutivo se quejó de que al Gobierno no se le dé por parte de la oposición "el mismo trato que todos los gobiernos anteriores han tenido ante un proceso de diálogo con ETA". "No es aceptable desde el punto de vista de la credibilidad", lamentó, pidiendo al PP la misma manera de actuar que recibió como Gobierno en la tregua de 1998.

A Zapatero se le preguntó una tercera vez si no había compromisos con ETA. "Ya he respondido", insistió, quejándose, en alusión al PP, de la actitud "de algunos". Así, recordó que en 1998, el Ejecutivo de José María Aznar acercó 143 presos y que no se le preguntó si había adquirido algún pacto con la banda. "Por eso no voy a entrar en insinuaciones ni en informaciones", dijo.

Subrayó que tiene "derecho a hacerlo porque a todos los presidentes se les trató así". "Las fuerzas políticas apoyan desde la confianza y el PP está insinuando desde la desconfianza", argumentó, recordando las "cosas muy graves" que los 'populares' le han atribuido. "No responderé a ningunas insinuaciones --apostilló--. El Gobierno solo adquirirá compromisos para acabar con la violencia".

ESPECTÁCULO

En clara alusión a las palabras del líder del PP, Mariano Rajoy, Zapatero indicó que como presidente del Ejecutivo, y representando "al Gobierno del Estado", tenía derecho a reclamar el mismo trato ante un proceso de dialogo para ver el fin del terrorismo.

Este diálogo, afirmó, tiene dos principios: "la legalidad y el respeto al Estado de Derecho y en segundo lugar, erradicar la violencia completamente y tener la garantía absoluta que ETA deja de actuar para siempre".

Zapatero enfatizó que en 1998, cuando se inició el diálogo con ETA durante el mandato del PP, sólo habían pasado tres meses del último asesinato y no hacía ni dos años de la muerte de Miguel Angel Blanco. Una vez más, insistió en que en la actualidad se da la "mejor expectativa".

NAVARRA: NO ELEMENTO DE DEBATE

Remarcó que él ya ha afirmado en el Parlamento, que Navarra no es "elemento de debate" en el proceso del fin de la violencia de ETA y que no estará en la mesa del Gobierno. En ese punto, se preguntó si es que "alguien" no quiere "escuchar cosas tan claras" y si es que existe algún interés "partidista". "Los españoles tienen derecho a que el PP haga política seria de Estado, responsable y seria", reclamó.

"Por ningún interés partidista, nos podemos permitir el lujo de que este proceso de diálogo se convierta en un juego de intereses tácticos y en un espectáculo --recalcó--. El proceso exige constancia, prudencia y mucha discreción".

SIN PREVISIÓN DE INDEPENDENCIA

Zapatero defendió que el futuro de los vascos "lo deciden los vascos dentro de la legalidad, del ordenamiento jurídico, que empieza en la Constitución" a partir de un "gran acuerdo político que renueve el consenso, la convivencia y que incluya el mayor número de fuerzas políticas, que reconozca la evidente pluralidad de identidades que hay en Euskadi y que permita la convivencia política".

El jefe del Ejecutivo declaró que en el ordenamiento jurídico no hay ninguna previsión que prevea decidir "sobre la independencia". Con esta tesis, defendió que lo que garantiza la unidad de un país es la democracia y con ella, la voluntad y "necesidad de pactar", también "sobre identidades y sentimientos distintos como hay en Euskadi". Zapatero se mostró seguro de que se producirá ese acuerdo de convivencia con las normas de la democracia: diálogo, voluntad de acuerdo y respeto a las reglas.

ELOGIOS A IMAZ

En cuanto a qué sucederá si ETA engaña al Ejecutivo, Zapatero indicó que el Estado "está siempre preparado". El presidente también mostró su "confianza razonada" en la actitud del PNV y de su presidente, Josu Jon Imaz, a quien atribuyó en el "proceso de diálogo para el fin de la violencia" una actitud "ejemplar" para con el Ejecutivo, de "colaboración y apoyo en todo momento".

"Esta es la mejor prueba de que el proceso puede tener éxito, porque actores tan importantes como el PNV no piensan en sus intereses electorales", declaró, deseando que "ojalá" actuara así el PP.

Zapatero dijo no saber de dónde procede el "no a todo del PP de Rajoy". Eso sí, recalcó que "en democracia, no procede". "No es creíble emitir siempre con el mismo tono, exagerado, que nos hemos rendido ante los terroristas --se quejó--. No es creíble para la gente y el primer elemento para ser alternativa es tener credibilidad".

A su juicio, el PP "debe meditar". "Los españoles saben que ellos han luchado mucho contra el terrorismo y por tanto, deben estar ayudando y colaborando y confiando y haciendo política de Estado", expuso.

MADRE DE JOSEBA PAGAZA

En cuanto a las críticas que, tras la reunión entre Batasuna y ETA, hizo la madre de Joseba Pagazaurtundua, Zapatero afirmó que su responsabilidad de dirigir el Gobierno "comporta tener que estar abierto a las críticas, incluso a las más duras y lacerantes que uno puede considerar no justificadas". "Pero viniendo de la madre de una víctima sólo puedo responder desde el cariño", expuso.

Dijo que el mejor homenaje al asesinado por ETA Joseba Pagazaurtundua es que "no vuelva a haber ninguna víctima del terrorismo". "Es el fruto más positivo por el que se debe trabajar y eso está en mi conciencia y en mis principios éticos", agregó Zapatero, que elogió el llamado 'Espíritu de Ermua'.

El presidente reiteró que asume la tarea del fin de la violencia porque es lo que quieren "la inmensa mayoría de los ciudadanos" y opinó que en esta labor deberían "estar todos en la mejor actitud posible". El presidente no quiso precisar cuántos años de negociación con ETA tienen que pasar, apelando a la discreción y a la prudencia. Sí deseó que esa expectativa sea "lo más breve posible", pidiendo la ayuda "de todos".

Cuando se le preguntó por qué no llamó a Rajoy, Zapatero dijo no querer "más polémicas". "Lo que quiero es que se deje trabajar al Gobierno", enfatizó, subrayando que el líder de la oposición es "dueño de las cosas" de las que le ha informado.

DIÁLOGO POLÍTICO: EN ÁMBITO INSTITUCIONAL

En cuanto a si la mesa de diálogo político con Batasuna se abriría antes de que ETA entregue las armas, Zapatero señaló que "en este periodo", lo que va a hacer el Ejecutivo es el diálogo con la banda para el fin de la violencia, informando en septiembre a las fuerzas parlamentarias.

"El diálogo político, para la toma de decisiones políticas, solo puede ser con aquellas fuerzas legales y en el ámbito institucional que existe en el País Vasco, dentro de las posibilidades de nuestro ordenamiento jurídico y favoreciendo el máximo consenso", expuso. "Igual que no puedo abrir una expectativa de tiempo de lo que puede durar el diálogo con ETA, tampoco la abriré sobre el diálogo político", añadió el presidente, que insistió que "ahora toca" el diálogo para el fin de la violencia con la banda.

Zapatero no quiso tampoco pronunciarse sobre si hay división en la organización armada apelando a la discreción. "Sólo puedo decir que el Gobierno afirma que tenemos las mejores condiciones de toda la historia democrática para ver el fin de la violencia --declaró--".

También se amparó por la discreción cuando se le interpeló sobre si el Ejecutivo contará con la ayuda de un centro de mediación en las conversaciones con ETA.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies