Zaplana dice, sobre Piqué, que "todos" en el PP tienen "la obligación de defender la posición del partido"

Actualizado 25/01/2006 13:05:42 CET

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, recalcó hoy, en relación a la polémica creada en torno al dirigente 'popular' catalán Josep Piqué, que "todos" en su formación tienen "la obligación de defender la posición del partido, discutirla y cuando se llega a un acuerdo, ponerla en práctica desde el punto de vista de su explicación".

En declaraciones a Telecinco, Zaplana dijo desconocer si Piqué presentó la dimisión en su reunión de ayer martes con el presidente del PP, Mariano Rajoy. Asimismo, negó que el líder de su partido en Cataluña hubiera sido desautorizado por el secretario general del PP, Angel Acebes.

"No desautorizó a nadie --expuso--. Se limitó a decir los acuerdos y la posición del partido que habíamos adoptado todos por unanimidad en una reunión que tenemos los lunes por la mañana, de la que forma parte Piqué". Así, indicó que Acebes "no podía decir otra cosa" cuando se le planteaba "una posición distinta a la que todos habíamos acordado". "Si hubiera estado en ese lugar o cualquier otra persona hubiera tenido que responder de esa forma, no tenía opción, tenía que haber dicho lo mismo", resaltó.

Así, y cuando se le preguntó si Piqué tenía margen de maniobra respecto de la tesis de la dirección nacional sobre el 'Estatut' catalán, Zaplana sostuvo que "todos" tienen "la obligación de defender la posición del partido, discutirla y cuando se llega a un acuerdo ponerla en práctica desde el punto de vista de su explicación".

"Eso me pasa a mí como portavoz --declaró--. Comprenderá que cuando estoy hablando no sólo hablo a título personal en el Congreso de los Diputados en cualquier foro, sino que expreso la opinión de mi partido o de mi grupo cuando lo hago en el Congreso. Como el secretario general. Lo que hacemos todos es transmitir una opinión que es la consensuada previamente por muchísima gente en los órganos del partido y que luego se traslada a la opinión pública".

REUNIÓN CON RUBALCABA.

Zaplana dijo que acudirá "encantado" a la reunión a la que le ha emplazado su homólogo socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en torno al proyecto de reforma del 'Estatut'. "Me reúno siempre que alguien me llama", añadió.

A su juicio, el texto pactado "sigue siendo muy muy malo y clarísimamente perjudicial para los intereses del país y del modelo de nación". A este respecto, dijo que lo que conste en el preámbulo "tiene la misma fuerza jurídica que el texto articulado".

Denunció, asimismo, que hasta ahora los 'populares' han sufrido "la marginación" en el proceso, que se ha hecho en un "cuarto oscuro, a escondidas", por lo que los 'populares' desconocen "la letra pequeña del acuerdo". "Qué más quisiéramos que haber participado en este proceso de negociación, como ha ocurrido desde 1977 --señaló--. Ha sido el PSOE, con este proceso rupturista con los nacionalistas radicales, el que ha impuesto esta dinámica".

En cuanto a la iniciativa de que los españoles se pronuncien en referéndum sobre la reforma estatutaria catalana, Zaplana defendió que "la reforma del 'Estatut' implica la de la Constitución" y que, por tanto, "tienen que opinar el conjunto de los españoles".

"Ahora que el acuerdo está encima de la mesa, queremos que los españoles se pronuncien --dijo--. Y ese cauce, sea al que sea, le corresponde al Gobierno y si no lo hace, vamos a intentar que esa voz mayoritaria de la sociedad española que está en contra de ese proyecto pueda tenerlo".

Asimismo, rechazó que su partido esté trasladando una mala imagen en el extranjero, en referencia al editorial del 'New York Times' titulado 'Trogloditas del Ejército en España'. "Esa es la imagen de manipulación que intenta trasladar el PSOE pero quien tiene de verdad la imagen pésima es el Gobierno y desde luego editoriales importantes condenando al Gobierno, el radicalismo y los peligros hay a montones", resaltó. "Quien debe tener una gran preocupación es el propio Ejecutivo y Zapatero", concluyó.