Zoido se ve ya como el próximo alcalde de Sevilla y quiere asumir un "pacto de mutua confianza" con los sevillanos

Actualizado 30/06/2006 15:44:03 CET

Apuesta por una campaña "limpia" y advierte a PSOE de que por cada "insulto" que le dirija, hará 10 propuestas a los ciudadanos

SEVILLA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, manifestó hoy en su primer acto tras ser proclamado por el partido como tal, que su intención es alcanzar un "pacto de mutua confianza" con los sevillanos, al tiempo que se comprometió a hacer una campaña "limpia, sin agresiones y sin descalificaciones". Zoido expresó además, con convencimiento, que va a ser el próximo alcalde de la capital.

Zoido, que sigue siendo secretario general del PP-A, protagonizó junto a un grupo de jóvenes su primer acto como candidato 'popular' a la Alcaldía de la capital andaluza, tras ser designado ayer por el Comité Electoral Nacional del partido y el día antes por el Comité Provincial de Sevilla.

En su estreno como candidato, Zoido pronunció un discurso lleno de compromisos con la ciudad, sin dejar de criticar la gestión que el PSOE ha hecho en los últimos tres años en el Ayuntamiento. De hecho, lanzó su primera advertencia a los socialistas: "por cada insulto y descalificación" que le dediquen, el hará a "los ciudadanos diez propuestas" porque su labor es, exclusivamente, "servir" a la ciudad.

Zoido se mostró convencido de que va a ser el próximo alcalde de Sevilla tras las elecciones municipales de 2007, lo que va a permitir, según apuntó, que la ciudad recupere la "autoestima" que ha perdido en los años del gobierno socialista y que los sevillanos se sientan, ante todo, orgullos de vivir en la capital andaluza.

El candidato 'popular' quiere conocer todos y cada uno de los barrios de Sevilla, poniéndole "nombres y caras", para conocer de cerca los problemas de los ciudadanos y plantearles soluciones. Dedicará, según dijo, todas las horas del día a escuchar a los ciudadanos y a debatir con ellos, apuntando que tiene un programa y un proyecto que está por encima de las siglas.

Asimismo, Juan Ignacio Zoido aseguró que, en este proyecto que encara, no va a "remolque ni a lomos" de las circunstancias, sino que lo afronta con una esperanza, como es lograr que Sevilla vuelva a ser la "gran capital de la hospitalidad" y que recupere el terreno perdido frente a otras capitales, convirtiéndose en una de las primeras de España y Europa.

Añadió que quiere pasar de una ciudad de "conflictos" a una ciudad del diálogo, al tiempo que garantizó que cuando sea alcalde, cualquier dinero que comprometa para una obra pública, "se va a hacer y nadie se quedará con el dinero de los ciudadanos", en clara referencia al asunto de las 'facturas falsas' en el Ayuntamiento de Sevilla.

En el Ayuntamiento gobernado por el PSOE, según Zoido, ha sobrado "fracaso, resignación y desprestigio", al tiempo que ha faltado "ilusión". Hablando de tiempo, señaló que su "reloj está en el futuro y el de otros políticos en la cuenta atrás".

Ya es hora, según afirmó, de que el "sentido común gobierne en el Ayuntamiento" y señaló que ha aceptado asumir el reto de la Alcaldía, precisamente, "para ganar". Ese objetivo requiere, a su entender, asumir un "gran pacto con los ciudadanos" que posibilite una amplia mayoría, de manera que permanentemente va a estar "atento a lo que la gente diga porque no podemos cerrarnos en nosotros mismo, sino abrirnos", al servicio de Sevilla.

CAMINO "DIFICIL Y ARDUO"

Juan Ignacio Zoido reconoció que el camino que queda por delante va a ser "difícil y arduo", pero que la esperanza y el objetivo, lograr la Alcaldía, van a ser ciertos. Señaló que, en modo alguno, se puede permitir ni él ni el resto de compañeros dar pasos "titubeantes", sino que quiere compartir su visión de la Sevilla que espera con todos los sectores de la ciudad.

El candidato del PP quiere, ante todo, una Sevilla del empleo, "más limpia y segura" y quiere ofrecer austeridad y eficacia en la gestión municipal, algo que, en su opinión, es perfectamente compatible con el progreso. Además, quiere convertir las "quejas y lamentos" de los ciudadanos en "ilusión y optimismo", haciendo una política de "objetivos realistas".

Juan Ignacio Zoido, que indicó que los jóvenes sevillanos tienen que ser el "auténtico motor del cambio", no quiso terminar su discurso sin agradecer públicamente la dedicación y el trabajo de Jaime Raynaud al frente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento, mientras señaló que sin los actuales concejales y sin los militantes no podrá hacer nada". "Van a ser mis ojos, manos, oídos y pies para pasear por Sevilla", apuntó Zoido, que se comprometió a preparar la mejor candidatura de gobierno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies