El 32% de los padres toma medidas para que sus hijos no accedan a servicios de pago

Smartphone teléfono móvil
-
Actualizado 22/05/2016 16:16:04 CET

   PAMPLONA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

   Un 32 por ciento de los padres toma alguna medida para que sus hijos no puedan acceder a servicios de pago, fundamentalmente a través del teléfono móvil, según la Asociación de Consumidores Irache. La cifra ha aumentado en cinco puntos desde el año pasado, cuando se situaba en el 27%. Los que toman medidas de seguridad en mayor proporción son los de edades comprendidas entre 30 y 45 años (38%).

   En un comunicado, Irache ha destacado que, cada año, recibe cientos de reclamaciones y consultas relacionadas con estos servicios, "sobre todo a raíz de facturas abultadas a las que los padres no encuentran explicación".

   Según indica la asociación, en muchos de los casos los problemas provienen de teléfonos móviles que los padres han comprado para sus hijos, aunque los titulares de la línea son los adultos.

   Los últimos estudios indican que el 83% de los menores de quince años tienen teléfono móvil y el 28% de los niños europeos de entre 9 y 12 años se conectan a internet a través de sus teléfonos.

   Muchas de estas suscripciones o servicios de pago se activan "de forma involuntaria" cuando el consumidor activa alguna tecla o aplicación mientras está participando en algún juego a través de su móvil. Los sobrecostes en las facturas también se pueden deber a llamadas a números de tarificación adicional, que ofrecen servicios de información, suscripciones, entretenimiento...

   Irache recuerda que el usuario tiene la posibilidad de restringir estos números. Una desconexión que "no puede suponer ningún coste para el usuario y el operador habrá de proceder a ejecutarla en el plazo de diez días". Asimismo, "la disconformidad o desacuerdo del abonado con los cobros de estos números no puede dar lugar a la suspensión o interrupción temporal de la línea, si el consumidor paga la parte correspondiente a las llamadas ordinarias".

   Ante estas reclamaciones, "la actitud de las empresas no es igual", resaltan desde Irache que han comprobado que "algunas empresas o incluso algunas operadoras telefónicas devuelven el importe correspondiente a estos servicios cuando se reclaman sin poner ninguna objeción pero otras no lo hacen tan fácilmente".

   La asociación recuerda que actualmente existen aplicaciones que ofrecen posibilidades para restringir el uso de los móviles por parte de menores y evitar el acceso a servicios no apropiados. Así por ejemplo, se puede limitar el uso a aplicaciones sólo autorizadas previamente, bloquear el acceso a opciones de compra, impedir el envío o recepción de mensajes o llamadas, evitar que los ajustes del teléfono puedan cambiarse o utilizar un código PIN.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies