Aralar defiende la entrada de Na-Bai en el Gobierno porque los recursos permitirán cambiar "las reglas del juego"

Actualizado 16/12/2006 10:22:24 CET

Si PSN se opone al pacto, cree que los partidos deberán reflexionar sobre el futuro de la coalición a medio plazo

PAMPLONA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Aralar apuesta por participar, a través de Nafarroa Bai, en el Gobierno de Navarra ante la consideración de que sólo así, con el acceso a los medios y recursos que un Ejecutivo gestiona, se pueden cambiar las "reglas del juego" y ganar el "terreno perdido" debido a las políticas que la "derecha antivasca" ha realizado con la "complicidad" de PSN. Para Aralar, "avanzar en Navarra es requisito necesario e inevitable para hacer viable el proyecto de Euskal Herria".

"Sólo desde posiciones de gestión estaremos en garantía de cambiar la correlación de fuerzas y ganar la mayoría social de Navarra", considera Aralar, que insiste también en que alcanzar el Gobierno "no es cuestión de poder o gestión" sino estar "más cerca de los objetivos a los que aspiramos para los ciudadanos de Euskal Herria".

Así se recoge en el balance de gestión y la nueva línea política - al que ha tenido acceso Europa Press- que la actual dirección de Navarra someterá hoy a la Conferencia Política, en la que, previsiblemente, Txentxo Jiménez saldrá reelegido coordinador para otros dos años. También se renovará en un 50% la Ejecutiva del partido en la Comunidad foral. El encuentro se celebrará a partir de las 10 de la mañana en Baluarte.

Según el documento, para Aralar el cambio es una "posibilidad" y para que se dé no hace falta un "mero cambio" en las siglas sino en las formas y políticas, que deberán estar marcadas por "bases claramente de izquierdas", de políticas sociales y de defensa de lo público y de la pluralidad, así como reforma de la política lingüística para que existan los mismos derechos en todo el territorio, consulta sobre el estatus político y apoyo al proceso de pacificación y normalización.

El partido resalta que ese cambio en Navarra pasa "por un acuerdo de gobierno" que pasará "cuando menos" por Na-Bai, PSN e IUN, "con la duda de si los votos serán suficientes o pudiesen ser necesarios los de Batasuna".

Aralar reconoce que "puede ser una negociación dura y difícil" pero muestra su disposición a abordarla, ante la consideración de que ha sido "el control del Gobierno" el que ha posibilitado a UPN y PSN "cambiar, ganar o cuando menos anestesiar a la sociedad para llevar con impunidad las políticas de ataque a nuestra identidad, simbología o cultura", así como "la negación de derechos y promoción de su visión excluyente de Navarra".

Aralar cree que si ese cambio de gobierno no sale adelante, "porque PSN no está a la altura de las circunstancias", se hará necesaria "una reflexión sobre el futuro a medio plazo de la coalición", que puede convertirse en la segunda fuerza de Navarra, con un 25-30% del voto.

NO CENTRADA EN CARÁCTER NACIONALISTA

Para Aralar, la coalición no debe estar centrada "en el carácter nacionalista" de la misma sino marcar las señas de identidad "en la defensa de unas propuestas sociales, de izquierdas, progresistas y democráticas, ofrecer una alternativa para la mayoría social".

La formación afirma haber asumido el papel de impulsores de la coalición. Sobre los partidos que la integran, aprecia que EA "siempre ha estado jugando a dos aguas". "Su presencia en Na-Bai ha parecido temporal" y sus "estrategias nacionales propias o ligadas a Batasuna han incidido en debate interno".

De PNV resaltan juego "claro y limpio" y su apoyo a la coalición pero de Batzarre dicen que ha generado "serios problemas" por su "actitud siempre exigente, de freno, de falta de ilusión" y "posiciones poco flexibles". "Por ejemplo, son quienes están limitando la creación de candidaturas de Nafarroa Bai en beneficio de otras populares", considera Aralar, que apuesta por que la coalición avance "decididamente" en "todos" los pueblos. El papel de los independientes lo califica de "correcto".

Por otro lado, Aralar se muestra "pesimista" sobre la situación de Batasuna en Navarra. "Si bien las ilusiones abiertas a raíz del proceso de pacificación y normalización podrían serles favorables, las posiciones políticas rígidas que mantienen, la ausencia de un discurso más abierto y realista y su empeño de mantenerse solos frente a todos genera duras sobre si van a ser capaces de aprovechar este momento esperanzador", valora la dirección, que destaca que Batasuna no ha movido "ni un milímetro sus posiciones" respecto a Aralar.

En otro orden de cosas, el partido fija como apuesta estratégica interna para los dos próximos años el incremento del número de militantes, la implantación en todas las zonas y la presencia en diferentes sectores. También considera oportuno ser "más agresivos" en las respuestas y presencia de movilizaciones de calle.

En cuanto al proceso de paz, defiende la conveniencia de tres mesas, en la CAV, en Iparralde y en Navarra, posición realizada "desde la doble visión realista del país" y por "razones de realismo, eficacia y manejo de los tiempos". Aralar aboga por superar las posiciones "maximalistas" que hacen imposible la conformación de estos foros y señala que los planteamientos "uniformes" llevan en Navarra a "dar armas a las posiciones antivascas". "Las claves para la normalización política en Navarra se basan en la necesidad de tener su ritmo y ámbito de decisión". En todo caso, manifiesta que participará en cualquier mesa que se configure.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies