El ascensor de Mendillorri se presupuesta en 888.123 euros y podría estar operativo en el primer trimestre de 2018

Publicado 30/05/2017 19:44:56CET

PAMPLONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El ascensor de Mendillorri salvará los 18,5 metros de desnivel existente entre la intersección de las calles Concejo de Badostáin y Señorío de Echalaz en la zona baja del barrio y la carretera de Badostáin en la parte alta. El presupuesto de esta infraestructura se calcula en 888.123,46 euros y, si se cumplen los plazos, el ascensor podría estar operativo en el primer trimestre de 2018.

El proyecto de instalación de un ascensor urbano en Mendillorri ha sido presentado por técnicos del Ayuntamiento en el Foro de Barrio celebrado este martes por la tarde bajo la presidencia de la concejal de barrio, Laura Berro.

En la actualidad, la comunicación entre las zonas alta y baja del barrio de Mendillorri se produce a través de caminos de hormigón que recorren el talud que los separa. Para el Consistorio, la solución idónea para el desnivel entre la carretera de Badostáin y la intersección entre las calles Concejo de Badostáin y Señorío de Echalaz es un ascensor similar a los ya instalados en la Media Luna o en Echavacoiz.

Se trata de una torre elevador exenta, comunicada con una pasarela que acceda al desembarco superior, ya que el talud y el espacio físico disponible no permiten la colocación de otras estructuras como escaleras mecánicas o elevadores en trinchera o enterrados.

La propuesta recoge el acceso a la plataforma superior en un punto de confluencia de caminos, en el entorno del paso de peatones que atraviesa la carretera de Badostáin a la cota 462,20 metros. En el embarque inferior, a cota 444,20 metros, el ascensor se plantea cercano al talud de manera que esa zona de embarque sea lo más amplia posible. Se trata de un espacio cubierto con una marquesina de vidrio y abocinado mediante muros de hormigón visto. Para la torre y la pasarela se empleará acero corten.

El proyecto está redactado, a falta de terminar el presupuesto de las afecciones de la modificación de los caminos en la parte superior del ascensor y de algunos elementos de jardinería. Se espera que a lo largo de esta semana se cierre toda la documentación para que en los próximos tres meses se pueda proceder a la aprobación del proyecto, licitación de la obra y adjudicación de los trabajos.

De esta forma y con estos plazos, el proyecto podría empezar a ejecutarse entre los meses de septiembre y octubre de 2017 para finalizarlo en el primer trimestre del año 2018, ha detallado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

DESNIVEL DE 18 METROS

El proyecto presentado esta tarde diseña un ascensor con un recorrido de 18 metros, que salva el desnivel existente entre la calle Concejo de Badostáin y la carretera a Badostáin. La estructura contará con una pasarela de acceso a la parada superior de 29 metros. En los embarques superior e inferior se proyectan dos marquesinas de vidrio que servirán de protección frente a la lluvia en los momentos de espera o de salida del ascensor.

El sistema consiste en un elevador panorámico eléctrico, con capacidad para 22 personas (1.600 kilos) y unas dimensiones interiores de cabina de 1,65 x 1,95 metros. Con una velocidad de 1,6 metros por segundo, se considera aproximadamente un tiempo de 11,25 segundos para efectuar el recorrido de ascenso y descenso, más otro minuto (60 segundos) para el embarque y desembarque de las personas usuarias.

De este modo, los 71,25 segundos constituyen alrededor de 50 viajes cada hora que, por un total de 22 personas que son las que puede trasladar, dan como resultado una capacidad de desplazamiento teórica máxima de 1.100 personas cada hora.

Respecto al diseño, se ha dado el mismo carácter tanto al volumen de la torre, realizado mediante dos paramentos laterales opacos, revestidos de acero corten, que al ser pegado en su parte exterior, acentúa la ligereza y verticalidad de la torre. Asimismo, las vigas cajón de la pasarela se han reducido a la mínima expresión, realizándose una barandilla del mismo material, acero corten, a modo de pletinas que también apoyan esa ligereza proyectual.

La torre se ha introducido en el talud existente, a la distancia adecuada para la realización con seguridad de los muros de contención, así como para garantizar un espacio de acogida agradable tanto en la zona inferior como en la superior.

El proyecto contempla también la intervención el acondicionamiento del talud vegetal situado en las zonas de afección y de los caminos de la parte superior para que sean accesibles y puedan seguir siendo vía de comunicación con la parte alta del barrio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies