El Ayuntamiento de Urdax condena la acción y dice que "únicamente ha servido para perjudicar al pueblo"

Actualizado 15/02/2006 20:34:22 CET

El centro comercial Landíbar, donde se ubica la discoteca "La Nuba", emplea a 70 personas que hoy no acudieron a trabajar

PAMPLONA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Ayuntamiento de Urdax condenó hoy la acción terrorista perpetrada ayer por ETA contra la discoteca "La Nuba", en el paso fronterizo de Dantxarinea, y aprobó un comunicado en el que afirma que la colocación de la furgoneta-bomba "sólo ha servido para crear enormes daños al establecimiento comercial que tantos puestos de trabajo y tanto dinamismo económico ha creado para el municipio".

La condena fue aprobada con el apoyo unánime de los siete concejales que conforman la corporación, todos ellos pertenecientes a la candidatura independiente de Urtxume, quienes subrayaron en el texto de la condena que la colocación del artefacto "únicamente ha servido para perjudicar a los trabajadores del centro, a sus clientes, a los propietarios del establecimiento y al pueblo".

Así, el consistorio "rechaza y condena de forma directa y absoluta la realización de este tipo de actos, porque perjudican la vida en paz, la convivencia y el respeto a las personas, y porque perjudican directamente a los vecinos de Urdazubi/Urdax en este caso".

Además, el Ayuntamiento de Urdax considera que esta acción terrorista "resulta especialmente dura y dolorosa cuando no han transcurrido más que diez días desde la muerte de Peio Martikorena --propietario del centro comercial--, sumando con este acto sin sentido más dolor al sufrimiento que están padeciendo la familia, los trabajadores y amigos".

Al término del pleno extraordinario celebrado en Urdax, el alcalde, Andrés Diharassarry, destacó en declaraciones a Europa Press que "Peio solía dar dinero a las ikastolas, el Olentzero había empezado con él, hacíamos también un día cultural donde el ponía las bebidas, y bebidas buenas, y hasta los puros". "Estamos muy afectados", dijo.

Diharassarry explicó que "la familia es tan humilde que no dice nada, la mujer estaba desecha, y la hija lo único que me ha dicho es que menos mal que su padre no ha visto esto". "La mujer se preguntaba que qué habían hecho para sufrir esto, si era porque estaban atacando discotecas", dijo el alcalde.

En el centro comercial Landíbar, donde se encontraba la discoteca atacada, trabajan cerca de 70 personas que hoy no pudieron acudir a su centro de trabajo por los daños provocados a raíz de la explosión de la furgoneta-bomba. La familia emplea en comercios de Dantxarinea a unas 150 personas en total.

Según explicó en alcalde, podrían pasar unos 15 días hasta que los comercios dañados más superficialmente puedan abrir de nuevo al público, tras la colocación de cristales y la rehabilitación del inmobiliario. Las reformas para los comercios más afectados podrían prolongarse durante más tiempo.

La explosión destrozó la discoteca "La Nuba", ubicada en la planta baja del centro comercial, y rompió los cristales de al menos tres inmuebles que se encontraban cerca de la furgoneta. Minutos antes de la explosión, una veintena de vecinos tuvieron que abandonar sus casas como medida de seguridad. Finalmente, la explosión no causó heridos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies