Caminar, cuidar la dieta y realizar una actividad mental "exigente", medios contra el deterioro cognitivo

Germán Jusué, psicólogo clínico.
UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Publicado 01/09/2018 12:54:01CET

El psicólogo clínico Germán Jusué Erro participa en un curso de la Universidad de Navarra sobre envejecimiento saludable

PAMPLONA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un ejercicio como caminar 10 kilómetros varios días, cuidar la dieta y realizar una actividad mental "exigente" puede resultar "lo más eficaz" contra el deterioro cognitivo, según explica Germán Jusué Erro, psicólogo clínico del Servicio Navarro de Salud, que ha participado en un curso de la Universidad de Navarra sobre envejecimiento saludable.

"Al envejecer cuesta más tiempo aprender la información nueva que recibimos. El área del hipocampo, estrechamente vinculada al aprendizaje, es la que antes se ve afectada cuando avanzamos en la edad adulta", señala el especialista.

El paso del tiempo unido a un tipo de vida sedentario, favorece la aparición de un deterioro cognitivo cuando se alcanza la edad adulta. Sin embargo, el psicólogo afirma que los estudios demuestran que la estimulación cognitiva es la "mejor opción" para ayudar a prevenirlo.

"Actualmente se entiende como un tratamiento en el que se aplican una serie de actividades que se dirigen a mantener o a mejorar el funcionamiento cognitivo en general, mediante ejercicios estructurados de memoria, percepción, atención, concentración, lenguaje, funciones ejecutivas (solución de problemas, planificación, razonamiento, control), etc, por medio de sesiones programadas y estructuradas de estimulación. En suma, consiste en estimular y mantener las capacidades cognitivas existentes, con la intención de mejorarlas o mantenerlas y, muy importante, ralentizar el deterioro cognitivo iniciado", explica Germán Jusué.

El experto señala que los estudios afirman "de manera consistente" la existencia de factores de riesgo de sufrir un deterioro cognitivo en la vejez. Sin embargo, algunos de estos factores son modificables: una actividad aeróbica continuada, como por ejemplo, caminar rápido 10 km varios días a la semana "beneficia la salud cerebral al obtener un mayor aporte sanguíneo, aumenta el hipocampo y por tanto, la memoria y la capacidad de aprendizaje". Al ejercicio se le suma como otro factor el prestar atención a la dieta.

Asimismo, realizar una actividad mental también ayuda a disminuir el riesgo de este deterioro; sin embargo, Jusué recalca que es necesario que esta actividad sea sobre todo "estimulante" y con un cierto nivel de exigencia, de reto y de novedad. Por ejemplo, hacer sopas de letras no está mal, pero resulta insuficiente. Una actividad estimulante sería, por ejemplo, "realizar una lectura comprensiva, matricularse en cursos, aprender un idioma, asistir a conferencias, aprender música o tocar un instrumento, aprender el desempeño de nuevas tecnologías, escribir, etc.".

El especialista señala que "actualmente la sociedad está mejor y más concienciada de la importancia de mantener un estilo de vida saludable en la edad adulta". En este sentido, reitera la importancia no solo de seguir informando sobre ello, si no de promover la educación, la investigación y la formación sobre los factores de riesgo prevenibles de un envejecimiento con deterioro.

Contador