El carril sentido Irun de la N-121-A en Belate podrá reabrirse a finales de esta semana si el clima lo permite

Imagen de los trabajos realizados a la altura del desprendimiento.
EP/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 20/05/2013 18:07:09 CET

Fomento maneja ahora un plazo de tres meses para desarrollar la solución definitiva a los desprendimientos producidos

PAMPLONA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Fomento del Gobierno de Navarra prevé reabrir a finales de esta semana un carril de la carretera N-121-A (Pamplona-Behobia) en Belate si la climatología no impide el desarrollo de los trabajos de reparación del último desprendimiento, ni surgen nuevas incidencias.

De este modo se restablecerá la situación anterior al último deslizamiento de tierra producido el pasado sábado, 18 de mayo, en el kilómetro 27,5 de esta carretera. Es decir, el tráfico sentido Behobia circulará por los túneles de Belate y Almandoz y el tráfico sentido Pamplona por la carretera del Puerto de Belate (NA-1210), según ha informado el Gobierno en una nota.

Por otra parte, tras realizar una investigación del subsuelo en el lugar del deslizamiento, el Departamento de Fomento maneja ahora un plazo de tres meses para desarrollar la solución definitiva a los desprendimientos producidos.

Estos trabajos consistirán en la instalación de una pantalla de pilotes de hormigón con una viga de atado y anclajes en la ladera y en la realización de una escollera de sostenimiento en la parte inferior rellenada con material granular. Estas actuaciones protegerán a la carretera NA-1210, que transcurre por el Puerto de Belate; evitará el deslizamiento hacia la N-121-A y estabilizará el talud.

En estos momentos el Servicio de Conservación ha limpiado la carretera N-121-A a la altura del desprendimiento y ha dejado unos 4,5 metros de calzada libre para establecer un carril que pueda ser empleado en caso de emergencia.

RESULTADO DE LOS ANÁLISIS DEL SUBSUELO

El Departamento de Fomento está desarrollando trabajos de investigación del subsuelo en el deslizamiento producido en el kilómetro 27,5 de la carretera N-121-A (Pamplona-Behobia). Fruto de estas intervenciones se ha detectado en la zona la existencia de una falla geológica, entre las formaciones de areniscas y ofitas observadas, que afecta al desmonte y ha favorecido el movimiento de tierra.

Asimismo, del seguimiento diario se aprecia que el movimiento progresa ladera arriba y se observan la aparición de nuevas grietas en la parte superior de la ladera con signos de seguir avanzando.

A la vista de estas circunstancias no parece aconsejable acometer las excavaciones necesarias en la parte inferior sin contener el escarpe superior, sobre todo si se tiene en cuenta que por la cabecera discurre la carretera del puerto (NA-1210), ha añadido el Ejecutivo.

TRABAJOS PREVISTOS

Por este motivo los trabajos previstos por el Departamento de Fomento se realizarán en dos fases. En primer lugar se procederá a sostener la parte superior del deslizamiento, de manera que no progrese el escarpe como lo está haciendo hasta este momento. Para ello se ejecutará una pantalla o cortina de micropilotes anclada al terreno mediante dos vigas bulonadas dispuestas en dos niveles. Los bulos estarían embebidos en las ofitas sanas investigadas con los sondeos realizados.

Asimismo, en una segunda fase, se retirará la masa deslizada, transportándola a un vertedero, y se ejecutará un muro de hormigón y piedra (escollera hormigonada) en su base con relleno granular para reponer la superficie a su estado primitivo.