Casi la mitad de los dependientes navarros contratan a una persona para su cuidado

Patxi Tuñón e Inés Francés
EUROPA PRESS
Publicado 05/04/2018 12:52:17CET

El Gobierno de Navarra prevé convocar en septiembre ayudas a dependientes para la contratación de cuidadores profesionales

PAMPLONA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cerca del 45% de las personas con dependencia en Navarra emplean a otra encargada de su cuidado, sin embargo, en torno al 25% de los trabajadores contratados para este cuidado no cuentan con contrato.

Son parte de los resultados de una encuesta que ha presentado este jueves el director general del Observatorio de la Realidad Social, Patxi Tuñón. Una rueda de prensa en la que también ha participado la directora gerente de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas (ANADP), Inés Francés, que ha explicado que se va a regular un nuevo sistema de habilitación de los cuidadores y que se prevé la convocatoria de ayudas económicas para sufragar la contratación de este servicio en el mes de septiembre.

La encuesta del Observatorio de la Realidad Social, realizada vía telefónica en marzo del año pasado a 1.243 personas: 802 dependientes con ayuda económica y 441 sin prestación; revela que casi la mitad de los dependientes tiene empleado a personal para cuidados, la mayoría recurre a personal interno y que la media de horas semanales de los contratos es de unas 30, por las que se abona un salario medio de unos 800 euros mensuales.

Según los datos de la consulta, el 43,8% de los dependientes con ayuda tienen contratada a una persona, una cifra que asciende al 45,6% de las personal en proceso de solicitar las prestaciones.

Sin embargo, los datos revelan que casi una cuarta parte de las personas empleadas no cuentan con contrato. En el caso de dependientes con ayuda y persona cuidadora, un 64,7% la tiene contratada, un 25,7% las emplea sin contrato y el 4% opta por una empresa. De las personas sin ayuda, el 65,3% tiene contratados a sus cuidadores, un 24,3% sin contrato y el 4,6% opta por empresas.

En cuanto a las horas semanales, entre las personas con ayuda se contrata personal entre 6 y 10 horas (10,1%) y entre 36 y 40 horas (9,8%) según el grado de dependencia. La mayoría opta por personal interno, un 43,5% del total que, en el caso de dependientes moderados, asciende a 49,7%. En el caso de dependientes sin ayuda se opta mayoritariamente (37,1%) por personal interno.

La mayoría de los sueldos que se abonan a los cuidadores para dependientes con ayuda ronda los 801 y los 1.200 euros: el 19,9% dicen pagar de 801 a 900 euros, el 14% de 901 a 1.000 euros, y el 11,4% de 1.001 a 1.200 euros. Los dependientes sin ayuda pagan entre 801 y 900 euros mensuales (18,6%) y entre 901 y 1.000 (14,4%), si bien dicen abonar más en los tramos altos, de forma que el 9,3% paga entre 1.001 y 1.200 y el 4,2% más de 1.500.

AYUDAS A LA CONTRATACIÓN DE CUIDADORES PROFESIONALES

El objetivo de esta encuesta es "conocer cuál era la situación de los cuidadores de las personas dependientes" de cara al desarrollo normativo de una nueva ayuda para la contratación de cuidadores profesionales para personal dependiente. Unas ayudas que el Ejecutivo foral prevé convocar en septiembre y que contemplarán como requisitos la realización de un contrato por un mínimo de horas semanales, de 80 para grandes dependientes y severos y 60 para dependientes moderados; y la acreditación profesional.

Con esta ayuda se pretende "dotar a las familias de una mayor cuantía para que puedan contratar personal cualificado para la prestación de servicios". Así, se busca que "el sector se profesionalice" y que "las personas puedan mantenerse en su domicilio si así lo desean y ayudarles a que tengan los servicios de calidad y profesionalizados que necesitan".

Así lo ha explicado Inés Francés que ha destacado que la prestación económica que se contempla con estas ayudas "va a ser superior a la que en estos momentos están recibiendo para el cuidado en el entorno familiar" de la que se benefician actualmente en torno a 9.000 personas.

Francés ha señalado que, finalizado el plazo acordado por el Consejo Territorial de la Dependencia para la acreditación de todos los profesionales del sector, el 31 de diciembre de 2017, se ha acordado un nuevo plazo fijado en el 31 de diciembre de 2022. Asimismo, se ha modificado la "habilitación excepcional" y se ha promovido una "habilitación provisional" para las personas que trabajan en el sector y que no tienen todavía la cualificación acreditada.

Con este fin, la directora gerente de ANADP ha firmado una resolución que recoge el procedimiento para la concesión de habilitaciones excepcionales y provisionales. Las solicitudes para ambos itinerarios deben ser presentadas en el registro de la ANADP siguiendo el modelo disponible en la página web y acompañado de los documentos acreditativos de los requisitos exigidos.

Las personas que a 31 de diciembre, sin límite de edad, acrediten una experiencia de al menos tres años, cono un mínimo de 2.000 horas trabajadas en los últimos 12 años en la categoría profesional correspondiente, o que, sin alcanzar el mínimo de experiencia exigida hubieran trabajado y tuvieran un mínimo de 300 horas de formación relacionadas con las competencias profesionales que se quieren acreditar, quedarán habilitadas excepcionalmente en la categoría correspondiente. La certificación será emitida previa solicitud y tendrá validez en todo el país.

Además, este nuevo acuerdo da la posibilidad de "habilitar provisionalmente" a aquellas personas que a 31 de diciembre de 2017 hubieran trabajado en el sector con anterioridad a dicha fecha y no cumpla los requisitos para la habilitación excepcional.

Con las personas solicitantes de habilitación provisional se elaborará un registro con el fin de coordinar y promover el diseño de los módulos de formación necesarios para obtener la cualificación de estos profesionales.

Las personas que soliciten la habilitación provisional se deben comprometer, a través de declaración responsable, a participar en los procesos de evaluación y acreditación de la experiencia laboral que se realicen o a cursar la formación vinculada a los correspondientes certificados de profesionalidad o títulos de formación hasta el 31 de diciembre de 2022.

También pueden acceder a la habilitación provisional aquellas personas que, de forma independiente, vinieran trabajando en el ámbito domiciliario desarrollando labores de cuidado con el compromiso de participar en los procesos de formación vinculados a la obtención de la cualificación correspondiente.

Preguntada por los periodistas, Francés ha indicado que en los centros profesionales "son pocas las personas que faltan por tener la acreditación" y "hay más dificultades en los servicios de atención a domicilio". Sin embargo, no ha podido aportar datos sobre las personas que trabajan como cuidadores pero no forman parte de los servicios de la administración.