El caudal del río Arga ha limitado los daños medioambientales por el vertido de gasoil

 Salvador Pino, Eva García Balaguer Y José García
GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 04/04/2018 14:31:05 CET

En los próximos días se conocerá una primera evaluación de afecciones tras el continuo seguimiento ambiental que se está realizando

PAMPLONA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Guarderío Ambiental del Gobierno de Navarra, que está realizando un examen exhaustivo de las consecuencias del vertido de gasoil en el río Arga, no ha localizado de momento peces muertos en el primer tramo del río hasta Puente la Reina. Según las primeras estimaciones, el caudal que presenta estos días el Arga ha podido contribuir a diluir el vertido, limitando en consecuencia los daños medioambientales ocasionados.

La directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra, Eva García Balaguer, y el jefe de la Sección de Guarderío, Salvador del Pino, han visitado este miércoles el tramo del río afectado, en donde se han colocado barreras protectoras para retener el combustible, y prevenir así la extensión de los daños.

El suceso ocurrió este martes por la tarde tras el vuelco de un camión cisterna que transportaba hidrocarburos. El accidente tuvo lugar en la rotonda situada en el kilómetro 16 de la PA-30, en el término de Ansoáin, y a consecuencia del mismo, se vertieron unos 10.000 litros de gasoil, parte de los cuales se filtró a la red de pluviales y llegó al río a través de un colector situado a la altura del monasterio viejo de San Pedro.

Eva García Balaguer ha explicado que, una vez adoptadas las medidas preventivas, se va a proceder a evaluar las afecciones, un trabajo que se espera concluir en los próximos días y en el que intervienen diferentes administraciones. Concretamente, el Gobierno de Navarra, a través de la Dirección General de Medio Ambiente, valorará las afecciones en el hábitat, es decir la fauna y la flora del río.

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Ebro analizará los daños provocados en la calidad del agua y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona valorará las afecciones en las instalaciones del río. Además, el Ayuntamiento de Ansoáin realizará la evaluación sobre la vía pública en donde tuvo lugar el vertido.

Una vez evaluados los daños, se determinarán las responsabilidades oportunas. En este sentido, el Ejecutivo foral ha explicado que las empresas de transporte de productos contaminantes y peligrosos para el medio ambiente están obligadas a tener un seguro de responsabilidad medioambiental.

ACTIVACIÓN DEL PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

Los responsables de Medio Ambiente han valorado positivamente la forma en que se desplegó el protocolo general de intervención para estos casos. El guarda mayor de la demarcación de Pamplona, José Garcia Falces, ha explicado que la comunicación del daño a las administraciones se produjo nada más ocurrir el accidente, lo que propició la rápida intervención de los Bomberos, Policía foral y Guarderío, y la adopción de medidas preventivas de nuevos daños o riesgos para las personas y el medio.

Entre las primeras, destaca el desalojo de un bloque con 56 viviendas cercanas al lugar del accidente en Ansoáin y el corte al tráfico de la PA-30 y de las vías próximas.

En cuanto a las medidas de prevención medioambiental, el personal del Guarderío forestal recorrió el cauce del río para localizar los puntos de acumulación de combustible. Mientras, el grupo de rescate acuático de Bomberos colocó seis barreras en la zona de san Jorge y San Pedro, cuatro de ellas absorbentes y dos de contención, que permiten retener el gasoil para después retirarlo

El dispositivo de seguimiento de las posibles afecciones se mantendrá en los próximos días. En este sentido, las personas que observen algún tipo de daño o requieran información pueden contactar en el teléfono de información 848 42 66 98 y el correo electrónico sian@navarra.es