Los centros ocupacionales y de inserción de Navarra prestan un servicio de "calidad"

 

Los centros ocupacionales y de inserción de Navarra prestan un servicio de "calidad"

Contador
Patxi Tuñón y Paz Fernández
EUROPA PRESS
Actualizado 11/08/2017 13:10:14 CET

Derechos Sociales ha realizado un estudio sobre los servicios y la satisfacción de las personas usuarias de estos centros

PAMPLONA, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los 54 centros ocupaciones, especiales de empleo y de inserción existentes en Navarra han contribuido "significativamente" a la calidad de vida de las personas que atienden y prestan unos servicios de "calidad" y "adecuados a las necesidades", según las conclusiones de un estudio encargado por el Departamento de Derechos Sociales.

Según dicho estudio, el grado de satisfacción de las personas usuarias y sus familias es "muy elevado" y este modelo ha sido "correctamente" apoyado por la administración.

El estudio, encargado por el Observatorio de la Realidad Social del Departamento de Derechos Sociales, analiza los servicios y la satisfacción de las personas usuarias de los centros ocupaciones, los centros especiales de empleo y los centros de inserción sociolaboral, ahora llamados empresas de inserción sociolaboral. Esta red atiende a cerca de 3.000 personas con discapacidad, enfermedad mental o en situación de exclusión.

En concreto, en Navarra hay 31.058 personas con una discapacidad de un grado igual o mayor del 33%. De ellas, en edad de trabajar (16-64 años) están 15.400 personas, que corresponden a 8.624 con discapacidad física, 3.703 con enfermedad mental y 3.073 con discapacidad intelectual.

La Comunidad foral cuenta con 54 centros de las distintas tipologías: 21 centros ocupacionales, con 1.332 personas; 16 centros especiales de empleo, con 1.482 personas; y 11 empresas de inserción sociolaboral, con 166 personas.

El estudio ha detectado cómo ha cambiado el perfil de las personas usuarias en los centros de inserción social. Así, hasta hace seis años había un factor de exclusión social, derivado del consumo de drogas, delitos o violencia de género. Ahora predominan las personas en grave situación económica, derivada de la crisis, dado que antes tenían una situación social normalizada.

El informe ha sido presentado este viernes en rueda de prensa por el director general del Observatorio de la Realidad Social, Patxi Tuñón; y la directora gerente del Servicio Navarro de Empleo, Paz Fernández, quienes han explicado que para su elaboración se han realizado más de 500 encuestas a personas usuarias, familias y personal. También se han programado visitas y encuestas a los centros, además de crear grupos de discusión.

Patxi Tuñón ha puesto en valor que el estudio revela unos "buenos resultados" lo que, según ha dicho, "no significa que seamos autocomplacientes y triunfalistas". "Partimos de una situación buena, pero sabemos y somos conscientes de que nos queda un largo camino por recorrer para mejorar", ha asegurado el director general del Observatorio, quien ha afirmado que este tipo de estudios son "un estímulo para seguir avanzando".

OPORTUNIDADES DE TIPO RELACIONAL Y SOCIAL

En líneas generales, el estudio constata la "calidad" de los servicios prestados y califica el grado de satisfacción de las personas usuarias y las familias de "muy elevado", sobre todo, con el funcionamiento del centro y sus servicios. Destacan que las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental pueden tener una vida "normalizada".

Además, perciben que el trabajo de las personas usuarias "no tiene remuneración suficiente", pero valoran "las oportunidades de tipo relacional y social y la atención individualizada". No obstante, en general las familias "desconocen el papel de la administración en su mantenimiento", según la evaluación.

En concreto, para los familiares, el nivel general de satisfacción es de 4,05 puntos sobre 5, más alto si sus familiares están en centros ocupacionales y más bajo si acuden a empresas de inserción. Destacan la atención y el trabajo que recibe su familiar (4,29) y la preparación del personal de apoyo (4,27).

En las personas usuarias (se han realizado encuestas adaptadas), el grado de satisfacción también es bueno, de 3,85 puntos sobre 5. Es mayor entre las personas con discapacidad intelectual (4,31), y muy similar entre las personas con problemas de integración sociolaboral y las personas con enfermedad mental (3,9 y 3,7, respectivamente). Valoran sobre todo el funcionamiento del centro y los servicios, peor los servicios de transporte y comedor y las actividades lúdicas y de tiempo libre.

Por su parte, la satisfacción del personal que trabaja en los centros es "buena", de 3,89 puntos sobre 5, más alta en centros ocupacionales y más baja en centros de inserción. Los trabajadores destacan la influencia en la calidad de vida de (4,27) y en la autonomía (4,18) de las personas usuarias, así como las instalaciones del centro (4,18). Por otro lado, los aspectos menos valorados son: el nivel retributivo (3,23), las ayudas públicas recibidas por el centro (3,37), y el número de trabajadores de apoyo (3,49).

INCORPORACIÓN A LA EMPRESA ORDINARIA

Según han destacado Patxi Tuñón y Paz Fernández, el Departamento de Derechos Sociales ha tomado nota de varias de las recomendaciones surgidas del estudio.

Así, ha detallado la directora gerente del SNE, se va a realizar un mayor seguimiento de las medidas alternativas a la cuota de reserva que obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a reservar el 2% a personas con discapacidad.

Además, el Ejecutivo tiene previsto modificar la convocatoria de "empleo con apoyo" para favorecer una mayor contratación de personas con discapacidad en la empresa ordinaria.

Para generar oportunidades de empleo para personas con discapacidad o en situación de exclusión, el estudio plantea otras recomendaciones que ya está ejecutando el Gobierno, como "la recuperación del apoyo a las inversiones en centros".

En este sentido, el Gobierno de Navarra "destinará este año un 27% más que en 2015 a centros especiales de empleo y empresas de inserción sociolaboral, hasta los 12,2 millones de euros, por la recuperación de las citadas ayudas a la inversión en estos centros (400.000 euros) para propiciar la creación de nuevos puestos o la mejora de los existentes, además de mejorar la competitividad", han resaltado. También se ha elevado un 8% el salario mínimo interprofesional.

Con respecto a los centros ocupacionales la subvención del Gobierno de Navarra es de 5.548.206,00 euros con un porcentaje medio de subvención que supera el 70% del coste total (personal, funcionamiento y actividades) de los mismos.

Como reto de los centros, el informe traslada la necesidad de captar mayores recursos económicos como vía para mejorar el salario de las plantillas. El estudio recomienda que estas empresas diversifiquen sus líneas de producción, para generar mayores oportunidades de acceso al mercado laboral. Otras líneas son realizar un mayor seguimiento a las personas que agotan su paso por las empresas de inserción sociolaboral o mejorar servicios (transporte).

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies