Cientos de personas homenajean en Pamplona a los navarros asesinados y represaliados tras el golpe de Estado de 1936

Homenaje a los navarros fusilados en la Guerra Civil
EUROPA PRESS
Publicado 14/04/2018 13:44:23CET

Jokin de Carlos ha abogado por el derribo del Monumento a los Caídos que ha calificado como un "monumento a la muerte y al genocidio"

PAMPLONA, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas han participado este sábado en Pamplona en el acto, organizado por la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA-36), para homenajear a los navarros asesinados y represaliados en la Guerra Civil.

El acto, que se celebra con motivo de la conmemoración, este 14 de abril, de la instauración de la II República, ha tenido lugar en la Vuelta del Castillo, junto al monolito que recuerda a los vecinos de Pamplona fusilados tras el golpe de Estado de 1936.

El homenaje, que ha estado conducido por el vicedirector de la Escuela Oficial de Idiomas de Pamplona, Patxi Telletxea, ha contado con las actuaciones del Coro de Villava, que ha interpretado 'Vientos del pueblo', 'Gernika' y 'Erribera'; del grupo de rock tafallés Los Lucians; y del grupo de teatro La Puerta Roja que ha representado el fragmento final de su obra 'Por la espalda'. El acto ha finalizado con un aurresku y una ofrenda floral de los asistentes.

También ha intervenido, aportando su testimonio, Emilia Salvatierra, hija de Emilio Salvatierra, miembro de la CNT que fue fusilado el 1 de diciembre de 1936, a la edad de 36 años. "Me lo robaron todo sin que nadie se haya disculpado por ello", ha remarcado para después expresar su deseo de que "estos recuerdos compartidos sirvan para superar lo sucedido pero no para olvidar".

Salvatierra, de 82 años, ha manifestado que su padre "era un trabajador, una gran persona" que "no tenía antecedentes ni enemigos aparentes, pero eso no le valió de nada". Fue detenido en agosto de 1936 "por rojo y por ateo" y encarcelado en la prisión de Pamplona. El 1 de diciembre de ese mismo año fue fusilado junto con otros 48 hombres en el Alto de Monreal.

También ha tenido palabras para su madre, a la que "le mataron cuatro hermanos y dos cuñados", y para las mujeres viudas a las que "no las dejaban llorar ni ponerse de luto, y encima en la calle las comprometían". "Aunque mi madre nunca nos enseñó a odiar a los asesinos que mataron sin piedad en mi pueblo, ni puedo ni quiero perdonarlos", ha subrayado.

DERRIBO DEL MONUMENTO A LOS CAÍDOS

El acto también ha contado con la intervención del presidente de la AFFNA-36, Jokin de Carlos, que ha abogado por el derribo del Monumento a los Caídos de Pamplona que ha calificado como un "monumento a la muerte y al genocidio, hecho para glorificar lo que fue el holocausto navarro". "Una mancha ética para todos los pamploneses" y que "habría que derribar desde la punta la cúpula hasta la última piedra de la cripta", ha insistido.

De Carlos ha señalado "nuestras prioridades siguen siendo buscar a los nuestros, desenterrándolos y devolviéndolos a sus familias" porque "no vamos a dejar que la historia se olvide".

Ha resaltado que el homenaje de este sábado "lo que celebra es que un día como hoy hace 87 años se abrió un tiempo de esperanza, una época única que trajo un soplo de libertad, de justicia social, de confianza en el futuro". Sin embargo, "los poderosos no dejaron tiempo para que se consiguieran avances y aquí en Navarra, sin haber frente de guerra, se llevó a cabo un genocidio muy preparado y calculado que se llevó por delante a miles de hombres y mujeres", ha lamentado.

De Carlos ha indicado que en Navarra "también se cebaron con las mujeres" que "tuvieron que soportar el asesinato de sus maridos, sus hijos y hermanos" además de "burlas, amenazas" y "ser tratadas como criminales, como si tuvieran culpa de algo". "A esas viudas, hijas y hermanas que tanto sufrieron poco a poco las estamos olvidando, y no es justo", ha advertido el presidente de la asociación que ha llamado a "rebelarse ante ese olvido" porque "fueron heroínas".