La Clínica Universidad de Navarra pone en marcha un programa de atención a la enfermedad pulmonar obstructiva

Equipo de atención a la enfermedad pulmonar obstructiva de la Clínica Universida
EP/CUN
Actualizado 30/05/2010 13:47:59 CET

PAMPLONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Clínica Universidad de Navarra ha puesto en marcha un Programa para la Atención Integral de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que se calcula sea una de las patologías más prevalentes del mundo en los próximos años.

En concreto, según el doctor Juan Pablo de Torres, especialista del departamento de Neumología de la Clínica Universidad de Navarra, "las enfermedades que en el futuro constituirán las principales causas de muerte serán el cáncer de pulmón, la EPOC y las enfermedades cardiovasculares".

Por esto motivo, la CUN ha decidido poner en marcha el citado Programa para la Atención Integral de la EPOC con el objetivo de diagnosticar esta enfermedad de la forma más precoz posible "para administrar a los pacientes el tratamiento más adecuado, de forma que mejore su calidad de vida y se impida el avance de la enfermedad", argumenta el doctor De Torres, responsable de esta nueva área médica.

Actualmente, la EPOC constituye la cuarta causa de muerte en el mundo, "aunque, posiblemente, para el año 2020 sea la tercera". Su incidencia ha aumentado especialmente en las mujeres y en total se calcula que en España afecta a un 9% de la población.

En términos generales, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica abarca bajo su denominación patologías como el enfisema pulmonar y la bronquitis crónica en personas que hayan fumado activa o pasivamente. "La EPOC es una enfermedad caracterizada por una obstrucción de los bronquios no reversible que, en algunos casos, puede estar asociada a una destrucción del pulmón, propia del enfisema", describe el doctor De Torres.

Además de la obstrucción bronquial, los pacientes con EPOC pueden presentar diversos síntomas como tos, flemas, pitidos y falta de aire, como principales manifestaciones.

A través de la nueva área de la CUN, se realizará una valoración completa de la enfermedad. El estudio comenzaría por un diagnóstico correcto, para continuar por una estimación del grado de extensión, una evaluación de la repercusión en otros órganos, así como de las consecuencias de los tratamientos pautados.

Una vez obtenido el resultado sobre el alcance de la enfermedad, el equipo que constituye el Programa deberá realizar una propuesta terapéutica multidisciplinar. Por último, el objetivo consistirá en conseguir la deshabituación tabáquica del paciente en caso de que continúe fumando.

PACIENTES CANDIDATOS

El principal procedimiento diagnóstico para determinar la existencia de EPOC es la espirometría, una prueba sencilla que, según aconseja el doctor De Torres, debería hacerse "todo paciente fumador, mayor de 40 años, que haya mantenido el hábito tabáquico durante cierto tiempo, sobre todo si presenta síntomas respiratorios".

Otros pacientes candidatos a someterse a pruebas para descartar una EPOC son aquellos con historia de exposición a productos de degradación de la biomasa, como el humo de leña o el carbón, entre otros, así como aquellos que presenten riesgo laboral, como pueden ser los trabajadores de la hostelería o los expuestos a tóxicos inhalados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies