La Comunidad foral cuenta con obras de arte textil de primer orden a nivel nacional, según una tesis

 

La Comunidad foral cuenta con obras de arte textil de primer orden a nivel nacional, según una tesis

Actualizado 05/01/2008 19:48:54 CET

PAMPLONA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

"Navarra cuenta con colecciones de ornamentos sagrados y piezas de bordados de primer orden artístico a nivel nacional". Así lo reveló la tesis defendida en la Universidad de Navarra por Alicia Andueza, natural de Villava.

El trabajo, titulado "El arte al servicio del esplendor de la liturgia: el bordado y los ornamentos sagrados en Navarra. Siglos XVI-XVIII", fue gestado en el departamento de Historia del Arte de la Facultad de Filosofía y Letras y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y destaca en su obra los ornamentos sagrados de la parroquia de Santa María (Viana) o el conjunto de piezas de la catedral de Pamplona.

La investigación, que sigue los estudios iniciados hace pocos años en Granada, Murcia y Zaragoza, analiza los ternos (conjunto de ornamentos sagrados) y el arte textil (piezas de tapicerías, bordados y encajes), de la Comunidad foral.

"El arte del bordado es una parcela realmente desconocida de la historia del arte navarro y un patrimonio de gran riqueza que por primera vez es objeto de estudio y se presenta al gran público", aseveró la investigadora. Fruto de este desconocimiento y el desuso de estas piezas durante las últimas décadas, "este patrimonio, salvo en contadas ocasiones, no se conserva en buen estado y muestra en muchos casos signos de deterioro y abandono".

OBRAS DESTACADAS

Alicia Andueza documentó y analizó en su tesis numerosas obras. Entre ellas destaca la colección de ornamentos sagrados de la parroquia de Santa María de Viana, "que conserva la colección más importante de conjuntos del siglo XVI; y la de la catedral de Pamplona, que custodia el mejor repertorio de piezas del siglo XVIII".

Al referirse a piezas concretas, la especialista resaltó el terno de San Saturnino de la parroquia pamplonesa del mismo nombre, "una obra de gran calidad, fruto de los talleres pamploneses de las décadas finales del siglo XVI, y conservada en buen estado". Además, también subraya el frontal de la Inmaculada, del convento de las Agustinas Recoletas de Pamplona, obra de 1665 que se importó desde Nápoles.

Por último, y dentro de las obras del siglo XVIII, la investigadora señaló los ternos rococó que, procedentes de Zaragoza, se conservan en varias localidades navarras, como Estella y Villafranca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies