Continúan cerrados varios puntos de Pamplona, aunque el agua no llega a zonas habitadas

Actualizado 12/04/2018 12:45:06 CET

PAMPLONA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las crecidas de los ríos por las intensas lluvias han provocado el cierre al tráfico de varias zonas de Pamplona, si bien la mayor parte del entramado urbano se encuentra abierto al tráfico y el agua no ha llegado a zonas habitadas ni comerciales.

En un comunicado, la Policía Municipal de Pamplona ha explicado que en las últimas horas se está notando un incremento paulatino del nivel de las aguas en los ríos que atraviesan la ciudad. En estos momentos, el río Arga lleva un caudal superior a los 350 m3/seg, y los ríos Elorz y Sadar también han incrementado su caudal.

En general, la mayor parte del entramado urbano se encuentra abierto al tráfico y sin ninguna incidencia, salvo las ocasionadas por la calzada mojada y algunos charcos. El agua tampoco ha llegado a zonas habitadas ni comerciales.

No obstante, la Policía Municipal ha subrayado que existen algunas zonas que se encuentran cerradas al tráfico. Se trata de la zona de la Magdalena, desde la avenida Corella hasta el cauce del río, afectando al camino de Burlada y camino de Caparroso; la zona del Vergel, el parque situado entre la calle Errotazar y la plaza Pompeyo; y el parque de la Runa, sin riesgo porque las motas impiden la entrada de agua.

También se encuentra cerrado al tráfico el camino de Caparroso, desde la calle Juan de Labrit, así como la vuelta de Aranzadi, que está mayoritariamente inundada. En toda esta zona se ha notado un aumento considerable del nivel de las aguas. Los bosques de crecida están inundados y la zona interior parcialmente inundada. Además, se han retirado algunos vehículos en el aparcamiento de las piscinas.

Asimismo, permanece cortado al tráfico el puente Miluze, con el acceso cerrado desde la zona de Barañain y desde el cementerio, además del puente de Oblatas, donde está inundado el paseo peatonal situado junto al cauce del río y en el que se recomienda máxima precaución para los viandantes. En la avenida de Navarra está anulado el carril izquierdo en el barrio de San Jorge bajo las vías del tren, sentido entrada a la ciudad.

Además de las zonas anteriormente citadas, se están vigilando especialmente la evolución de los ríos Elorz y Sadar ante la posibilidad de que se salgan de su cauce. Por su parte, los puentes existentes en la carretera de Cizur se encuentran en niveles máximos, aunque de momento se mantienen abiertas todas las vías de la zona.

La Policía Municipal de Pamplona mantiene todo el operativo de vigilancia y seguimiento del nivel de las aguas mientras existe riesgo de inundaciones.