Los corralillos de Santo Domingo tendrán carácter permanente

 

Los corralillos de Santo Domingo tendrán carácter permanente

Actualizado 17/03/2015 13:40:08 CET

Se está retirando la maleza de la muralla, se aportará arena como en San Fermín, se reforzará el vallado y se prohibirá aparcar a los vehículos

   PAMPLONA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los corralillos de Santo Domingo de Pamplona mantendrán su carácter de corrales durante todo el año. El Ayuntamiento de Pamplona ha iniciado una serie de trabajos de acondicionamiento de ese espacio en la cuesta de Santo Domingo para que los corrales tengan un carácter permanente y se conviertan en un nuevo reclamo turístico para los visitantes.

   La actuación durará varias semanas y se pretende que esté lista en su totalidad para la temporada alta turística, coincidiendo con el mes de junio. El presupuesto global que se maneja se sitúa en torno a 12.000 euros en lo referente a la limpieza y acondicionamiento, a lo que habrá que sumar el coste de la señalética.

   El concejal delegado de Proyectos y Conservación Urbana del Ayuntamiento de Pamplona, Javier López, y la concejala delegada de Empleo, Comercio y Turismo del Consistorio pamplonés, María Caballero, han explicado los detalles de los trabajos que se están acometiendo para poner en valor uno de los puntos más conocidos y reconocidos de la ciudad.

   Desde la semana pasada, se están realizando los primeros trabajos en la zona. Las labores han comenzado con la limpieza de los lienzos de muralla que rodean los corrales de Santo Domingo. La principal labor que se está llevando a cabo es la retirada de la maleza y los elementos naturales que han surgido en los lienzos durante estos años.

   Se actuará en la zona en que descansan los astados la noche anterior a los encierros, en la plataforma desde la que se lanza el cohete que inicia la carrera y en el lienzo que queda de la antigua puerta de la Rochapea y que divide los corrales propiamente dichos del espacio que ocupan en los encierros de San Fermín los mansos de cola.

   La limpieza de la vegetación originada en los lienzos de muralla dejará ver desde esa zona una panorámica del barrio de la Rochapea. Se estudiará tanto reforzar la malla que protege y evita posibles riesgos de caída en el límite de la muralla como el interés de dotar la zona de una mayor iluminación.

NO SE PODRÁ APARCAR EN EL ESPACIO DE LOS CORRALES

   El espacio mantendrá su pavimentado de adoquín, un pavimento que, a partir de esta actuación, al igual que ocurría hasta ahora desde dos semanas antes de las fiestas, se cubrirá de arena para reivindicar y mostrar durante todo el año su función como corralillo. Asimismo, se colocarán algunos postes de vallado en el entorno, tanto en el tramo de encierrillo inmediatamente anterior a la entrada a los corralillos, como en los primeros metros de recorrido del encierro.

   El espacio no se cerrará, por lo que el acceso será libre para las personas que quieran fotografiarse en él o conocer 'in situ' los corralillos. El Ayuntamiento va a prohibir el acceso de vehículos a la zona, por lo que desaparecerán la docena de plazas de aparcamiento habilitadas en el interior de los corrales.

   En definitiva, la zona adquirirá durante todo el año una estampa que recordará la imagen habitual de ese espacio durante las fiestas. No permanecerán ni la puerta de los corrales ni las plataformas desde las que se lanza el cohete y se vigila a los astados, pero sí que se delimitará el pasillo que, pegado a los lienzos de muralla, se deja para que uno de los pastores se aproxime momentos antes del encierro a los astados y los alerté y ponga en pie mediante varazos en los tableros y, tras el lanzamiento del cohete, corra tras ellos desde el fondo de los corralillos velando porque ninguno se quede en el corral o se despiste tras el cohete.

   Sin formar parte de este proyecto, pero dentro de los planes que el Ayuntamiento de Pamplona tiene de mantenimiento y conservación de la muralla, se tiene previsto actuar en las cañoneras del baluarte de Parma y en el lienzo de muralla situado en el arranque de la cuesta de Santo Domingo, en el entorno del Museo de Navarra.

HITO TURÍSTICO PARA LOS VISITANTES

   Por último, para finalizar el acondicionamiento, se reforzará la señalética en la zona. Se trata con esta actuación de ambientar el espacio para que muestre durante todo el año el cometido por el que es mundialmente conocido. Además de elementos como el vallado o la arena, se ubicarán panales interpretativos con textos e imágenes.

   Se reformará el tótem que actualmente informa sobre el encierro junto al corral de Santo Domingo y se completará con otros elementos informativos accesibles (paneles, códigos BIDI que remitan a aplicaciones móviles o contenidos audiovisuales) con el fin de crear un espacio que resulte atractivo para todas aquellas personas que quieran saber más sobre los encierros de San Fermín.

   En los últimos años, el Ayuntamiento ha ido dando pasos para señalar y delimitar el recorrido del encierro, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad y uno de los mayores reclamos de Pamplona. Para ello, se ha ubicado señalética a lo largo del recorrido indicando la dirección y el trayecto de la carrera, con información variada sobre el encierro.

   Asimismo, se han colocado elementos del vallado en la bajada del callejón a la Plaza de Toros y también en los propios corralillos de Santo Domingo, para mostrar así a los visitantes el inicio y el final de esta carrera universal. También, desde el pasado verano, en la Plaza Consistorial, junto la Oficina de Turismo, se exhibe un tramo de vallado que incluye el poste dedicado a las personas fallecidas en los encierros, encargado por la Federación de Peñas de Pamplona.

   Según los datos de la memoria del Observatorio Turístico de Pamplona en 2014, el 81 por ciento de las personas que vienen a la ciudad visitan o tienen previsto visitar lugares relacionados con las fiestas de San Fermín y el 75,9 por ciento disfruta, más concretamente del recorrido del encierro. En el caso de los lugares relacionados con las fiestas el porcentaje ha aumentado un 20 por ciento respecto a los datos de 2013, cifra que se eleva a un 21 por ciento en el caso de la visita al recorrido del encierro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies