Detenido en Estella por una presunta agresión sexual en el interior de un vehículo

Agente de Policía Científica recoge evidencias en el vehículo de Estella
POLICÍA FORAL
Publicado 06/04/2018 12:01:20CET

   La Policía Foral ha detenido en los últimos días a cinco personas por violencia de género y familiar

   PAMPLONA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Foral ha detenido en los últimos días a tres varones y dos mujeres por delitos relacionados con violencia contra la mujer y familiar. En todos los casos se han realizado los correspondientes atestados, que han sido remitidos a distintos juzgados de nuestra Comunidad.

   En Estella ha sido detenido un vecino de 26 años por una presunta agresión sexual con penetración. Los hechos se conocieron con la interposición de una denuncia por parte de una mujer, atendida inicialmente por la Policía Municipal, que la derivó a la Brigada Asistencial de la Policía Foral.

   La víctima, que conocía a su agresor, relató un episodio de relaciones presuntamente no consentidas ocurridas en un vehículo, que fue inspeccionado por agentes de policía científica para localización y recuperación de restos biológicos como prueba. Una vez finalizado el atestado pasó a disposición judicial, ha informado en un comunicado la Policía Foral.

   En Pamplona, agentes de la Brigada Asistencial han detenido a un vecino de 35 años como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Los hechos ocurrieron en Estella, donde la Policía Municipal intervino en una agresión ocurrida en la vía pública entre dos familiares, en la que uno de ellos se defendió rociando con un spray de gas pimienta al presunto agresor. El autor de la agresión fue atendido por irritaciones en ojos y vías respiratorias en el centro de salud y posteriormente trasladado al Complejo Hospitalario de Navarra de Pamplona, donde fue detenido por agentes de Policía Foral.

   También en Pamplona ha sido detenido un vecino de 43 años por quebrantar una medida de alejamiento. Los hechos ocurrieron cuando desde una residencia de la cuenca se alertó a la Policía Foral porque una persona con una orden de prohibición dictada por un juzgado pamplonés había accedido al inmueble. La patrulla de seguridad ciudadana comprobó que dicha orden seguía en vigor y detuvo al varón.

   En Villafranca, agentes de la comisaría de Tafalla han detenido a una vecina de 29 años como presunta autora de sendos delito de malos tratos en el ámbito familiar y de quebrantamiento de orden judicial. Los hechos sucedieron en un bar de la localidad donde la menor se había refugiado tras ser presuntamente golpeada por su madre en la vía pública. Los agentes encontraron a la joven muy asustada y al identificar a la madre descubrieron que tenía una orden de alejamiento sobre la menor y que además contaba con una orden de búsqueda, detención y personación dictada por un juzgado de Tudela.

   Finalmente en Berriozar la Policía Municipal ha puesto a disposición de la Policía Foral a una vecina de 33 años y con antecedentes por violencia en el ámbito familiar. Una patrulla se desplazó hasta un domicilio donde al parecer se estaba produciendo una fuerte disputa entre una pareja. Al llegar, comprobaron que la mujer se encontraba muy alterada golpeando a un hombre. Los agentes mediaron pero la mujer prosiguió agrediendo a su pareja y posteriormente se enfrentó a los policías, a los que amenazó, empujó y trató de golpear en varias ocasiones. Hasta el lugar se desplazaron en apoyo varias patrullas de Policía Foral, aunque finalmente no tuvieron que intervenir. La mujer fue detenida por un delito de atentado a agente de la autoridad.

   Con estas cinco personas detenidas son ya 91 las que la Policía Foral ha apresado en lo que llevamos de año por delitos relacionados con violencia de género y doméstica, en los que mayoritariamente las mujeres han sido víctimas.

Contador