Detenido un hombre en Pamplona acusado de violar a una compañera de piso

Actualizado 20/10/2010 17:37:47 CET

PAMPLONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Pamplona a J.M.S.C., de 50 años, nacido en Quito (Ecuador) y domiciliado en Pamplona, acusado de violar a una compañera de piso. El arrestado ha ingresado en prisión.

Sobre las 19.15 horas del pasado día 13 de octubre, agentes de Policía Nacional que patrullaban por la calle Sangüesa de Pamplona observaron la presencia de una mujer que se hallaba junto a unos contenedores de basura, en evidente estado de embriaguez y llorando. Además, presentaba de manera visible la cara hinchada y erosiones en la zona de los labios, según ha explicado la Policía en un comunicado.

Una vez apeados del vehículo policial en auxilio de la mujer, ésta manifestó a los agentes que había sido agredida por un compañero de piso. La Policía requirió la presencia de una ambulancia cuyo personal prestó los primeros auxilios a la víctima y procedió a su traslado al hospital Virgen del Camino, acompañados por un vehículo policial.

Mientras agentes policiales trataban de localizar al presunto agresor, se llevó a cabo una inspección técnico policial de la vivienda donde ocurrieron los hechos, en una de cuyas habitaciones se apreciaba un gran desorden, con diversa ropa tirada por el suelo junto a envases de vino tipo 'tetrabrik', un fuerte olor a bebidas alcohólicas y múltiples restos que por su apariencia pudieran ser de sangre.

Tras conseguir la identificación del presunto agresor y ser difundida a los servicios policiales, a primeras horas de la madrugada del día siguiente fue localizado, procediéndose a su detención y traslado a dependencias policiales para tramitación del atestado.

Durante las actuaciones se pudo conocer que la víctima se encontraba en tratamiento para superar su adicción a las bebidas alcohólicas y que "esta circunstancia fue aprovechada por el agresor quien, conocedor de tal situación y después de ser rechazado en numerosas ocasiones por la mujer, puso a su alcance envases de vino provocando que ella tuviera una recaída".

Según explica la Policía, "creyendo que el alcohol anularía la voluntad de la víctima, consiguió su propósito de mantener unas relaciones sexuales que, pese a su estado, no fueron consentidas por la mujer, obligando a su agresor a ejercer una gran violencia para lograrlo".

La mujer fue informada de los derechos que le asisten como víctima de delitos violentos y sexuales, activándose el protocolo establecido al efecto.