Detenido por robar en la casa de unos amigos de sus padres empleando la llave que estos guardaban

Actualizado 05/07/2015 1:34:52 CET

PAMPLONA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Foral ha detenido recientemente a cuatro personas en el marco de una operación relacionada con el robo en un domicilio de Berriozar durante las vacaciones de sus propietarios, que condujo a su vez a otra actuación policial sobre tráfico de drogas.

Los detenidos son P.V.V., de 30 años y vecino de Berriozar; su pareja P.A.T., de 27 años y vecina también de Berriozar; N.T.G., de 26 años y vecina de Zizur Mayor; y J.M.A.G., de 24 años, vecino de Berriozar y con antecedentes relacionados. Realizan las diligencias los juzgados de Instrucción números 1 y 2 de Pamplona.

Al primer detenido, P.V.V., se le considera el presunto autor del robo de joyas y artículos electrónicos de un domicilio de Berriozar, al que pudo acceder empleando el juego de llaves que guardaban sus padres, amigos de los propietarios, ha informado el Gobierno foral en un comunicado.

Durante el registro de la vivienda del detenido, la Policía Foral halló 10 gramos de speed y utensilios relacionados con el tráfico de drogas. Por este motivo, también ha imputado a P.V.V. un delito contra la salud, así como a su pareja, P.A.T., y a otras dos personas, N.T.G. y J.M.A.G., que habían convivido unas semanas en este domicilio.

A estos dos últimos, la Policía Foral también les considera presuntos autores de un delito de receptación, por haber empeñado diversos objetos de valor robados para obtener dinero en metálico.

RELATO DE LOS HECHOS

El pasado 22 de agosto, la Policía Foral recibió el aviso de un robo en una vivienda de Berriozar. Los propietarios se habían ausentado de su domicilio durante algo más de dos semanas. Al regresar, echaron en falta algunos objetos como joyas, un reproductor de música y un amplificador de guitarra, artículo este último que habían visto a la venta en una tienda de segunda mano de Pamplona.

Los agentes inspeccionaron la vivienda y comprobaron que no había signos de que la puerta o las ventanas hubieran sido forzadas, por lo que sospecharon que podía tratarse de alguna persona que tuviera acceso a las llaves de la vivienda. Las víctimas afirmaron que contaban con copias de sus llaves un familiar y un matrimonio amigo.

La Policía Foral se desplazó hasta la tienda de segunda mano donde se vendía el amplificador robado y comprobó que el comerciante había adquirido dicho artículo a P.V.V., quien resultó ser hijo del matrimonio que contaba con un juego de llaves del domicilio donde se había producido el robo.

Esta persona, según la investigación policial, también habría empeñado diversas joyas que fueron reconocidas como propias por los denunciantes. Los agentes consiguieron intervenir algunos de estos objetos robados y devolverlos a sus propietarios.

Durante el registro de la vivienda de P.V.V., la Policía Foral halló 10 gramos de speed y diversos utensilios empleados para el tráfico de droga. Por este motivo, también los agentes le imputaron un delito contra la salud al detenido y a su pareja, P.A.T., con quien residía.

Fruto de la investigación policial, los agentes descubrieron que en la vivienda de P.V.V. había convivido una segunda pareja, formada por N.T.G. y J.M.A.G., que podía estar involucrada con estos delitos. Tras registrar la vivienda de estos últimos, los policías encontraron diversas cantidades de speed, cocaína, marihuana, medicamentos y utensilios empleados para la manipulación y distribución de droga, así como numerosas joyas.

La Policía Foral también detuvo a esta segunda pareja, a quien les considera también presuntos autores de un delito de receptación por empeñar diversos objetos de valor que habían sido robados con el fin de obtener dinero en metálico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies