Detenidos dos hermanos de 19 y 25 años por robar el vehículo de una repartidora de periódicos

Actualizado 29/12/2009 14:02:35 CET

PAMPLONA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía Foral detuvo el pasado domingo a dos hermanos de 19 y 25 años, vecinos del Valle de Aranguren, por los delitos de desobediencia a agentes de la autoridad y hurto de uso de un vehículo de motor, respectivamente. Los jóvenes robaron presuntamente el vehículo de una repartidora de periódicos y revistas cuando ésta se encontraba dejando un bulto de su reparto diario en un establecimiento del barrio pamplonés de San Juan.

Según informó el Gobierno de Navarra en un comunicado, en un primer momento, cuando sucedieron los hechos (hacia las 6.30 horas), la repartidora acudió a la comisaría de la Policía Municipal de Pamplona para denunciar el hurto del vehículo y minutos más tarde, contactó con una amiga para intentar, por su cuenta, localizar el vehículo robado.

Horas después y gracias a unos datos que les aportaron unos conocidos, la repartidora y su acompañante consiguieron dar con el paradero del vehículo, que se encontraba estacionado en una localidad del valle de Aranguren. El turismo estaba cerrado y presentaba un golpe, dato que coincidía con un accidente que había tenido lugar recientemente en el Segundo Ensanche de Pamplona, un choque con un semáforo.

En ese momento, se hizo cargo del caso la Policía Foral, ya que el ámbito de actuación se encontraba fuera del término municipal de Pamplona. La Policía Foral movilizó dos patrullas al lugar donde se hallaba el vehículo. Los agentes observaron manchas de sangre en el coche y observaron que el rastro de sangre continuaba hasta una vivienda cercana.

Los agentes llegaron a la propiedad y se encontraron un joven encaramado a la tapia de la finca, que se negó a identificarse y, con actitud violenta, insultó a los policías. Además, el joven, A.S.D., de 19 años, que presentaba síntomas de encontrarse ebrio, amenazó a los agentes con soltar un perro de su propiedad de una raza agresiva.

Los policías consiguieron, gracias a los datos que les facilitó el centro de control, ponerse en contacto telefónico con los padres de los dos jóvenes, que se encontraban lejos del domicilio, y lograr que el segundo presunto autor del hurto saliese de la vivienda y se entregase.

El joven, M.S.D., de 25 años, presentaba una herida sangrante en la mano que podría estar relacionada con la sangre hallada en el vehículo. Este segundo joven fue detenido como presunto autor de un delito de hurto de uso de vehículo y daños. Por otra parte, M.S.D. contaba con tres detenciones anteriores por episodios de malos tratos y daños.