Detenidos tres hombres en una operación contra un grupo implicado en el robo en bancos en Navarra y Lérida

Actualizado 05/07/2007 16:06:11 CET

PAMPLONA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil han detenido entre noviembre y junio a tres personas de origen albano-kosovar en Tarragona por su presunta implicación en robos con fuerza cometidos en sucursales bancarias de Lérida y de las localidades navarras de Campanas, Barasoain, Espinal, Erro y Sunbilla.

La investigación de la Guardia Civil comenzó en mayo de 2006 y los agentes han dado por desarticulada esta célula "organizada" para la comisión de robos en entidades bancarias por el procedimiento del 'butrón', según informó el propio Instituto Armado en un comunicado.

Los hechos que dieron lugar al inicio de esta operación tuvieron lugar en el periodo comprendido entre el 15 de mayo y el 7 de junio de 2006, cuando se cometieron los citados robos en Navarra y Lérida.

Los presuntos autores de los hechos se apoderaron en estos delitos de una cantidad equivalente a 107.600 euros y 1.367 dolares, y produjeron daños valorados en 103.000 euros. Del 'modus operandi' utilizado para la comisión de los robos, la Guardia Civil dedujo que los autores podrían ser personas pertenecientes a un grupo organizado y especializado en esta tipología delictiva, que empleaban falsas identidades.

Según la Guardia Civil, este hecho, unido a la movilidad de este grupo por la geografía española, "dificultaba notablemente la investigación propiciando desplazamientos del grupo investigador a otras comunidades autónomas".

Finalmente, en noviembre de 2006 fue detenida en Tarragona una persona. Posteriormente fueron arrestados a finales del mes de junio de 2007, en la localidad de Salou (Tarragona) otras dos personas.

Los detenidos son B.B., varón de 39 años de edad, natural de Podujevo (Kosovo); D.T., varón de 34 años de edad, natural de Podujevo (Kosovo); y H.T., varón de 24 años de edad, natural de Podujevo (Kosovo).

Los arrestados, una vez finalizadas las correspondientes diligencias policiales, fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales correspondientes.

El 'modus operandi' utilizado por los autores de los robos constaba de dos fases. La primera, consistía en la detección e inutilización de los equipos de alarmas de la entidad bancaria mediante equipos electrónicos sofisticados de distorsión y anulación de señales.

En la segunda fase, dos de los componentes del grupo penetraban mediante la realización de un butrón en la entidad bancaria elegida, mientras que el cabecilla del grupo (supuestamente B.B), coordinaba y vigilaba las inmediaciones del lugar de comisión, comunicados entre ellos continuamente mediante equipos de transmisiones. Para forzar la caja utilizaban radiales o lanzas térmicas, según la seguridad de la entidad bancaria, y otras herramientas de fuerza, apoderándose únicamente del dinero en efectivo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies