La Escuela Infantil de Berriozar, premio Chicago Athenaeum Architecture

 

La Escuela Infantil de Berriozar, premio Chicago Athenaeum Architecture

Escuela Infantil Municipal de Berriozar.
Foto: EP/COAVN
Actualizado 31/08/2014 16:15:19 CET

PAMPLONA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Escuela Infantil Municipal de Berriozar, obra de los arquitectos navarros Javier Larraz, Iñigo Beguiristain e Iñaki Bergera, ha recibido el 'Chicago Athenaeum International Architecture Award 2014', uno de los premios de arquitectura más importantes del mundo, que, por primera vez, recae en un obra realizada en Navarra.

   El proyecto fue seleccionado por un jurado internacional reunido recientemente en Nueva York, en representación del Chicago Athenaeum y del European Centre for Architecture Art Design and Urban Studies (Centro Europeo de Arquitectura, Arte, Diseño y Estudios Urbanísticos), según ha informado en una nota el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro.

   La Escuela Infantil de Berriozar ya fue reconocida el pasado año con el Premio COAVN de Arquitectura, otorgado por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, y como finalista de los Premios FAD.

   Los proyectos seleccionados serán expuestos en diferentes ciudades de Europa y América dentro de la muestra itinerante 'The City and the World', que iniciará su recorrido el próximo mes de octubre en la Bienal de Diseño de Estambul y finalizará en 2015 en la Bienal de Arquitectura de Chicago.

   La Escuela Infantil de Berriozar se desarrolla según un modelo heredado de las escuelas municipales italianas de Reggio Emilia, en el que las estancias infantiles se articulan principalmente en torno a una 'plaza' central que sirve como lugar de encuentro e interacción y como espacio para el desarrollo de las actividades comunes de la escuela.

   El Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro ha destacado que "teniendo en cuenta la proporción marcadamente longitudinal de la parcela, se decidió situar la plaza en una posición central y disponer sendos patios en los extremos". De este modo, ha explicado, "las aulas y sus dependencias anexas ocupan una posición intermedia, directamente conectadas tanto con la plaza central, como con los patios de juegos, tratados como una prolongación física y visual de los espacios interiores".

   Esta distribución de la planta, ha añadido, obligaba a intervenir en la cubierta para iluminar y ventilar naturalmente todas las estancias. La "potente y audaz" geometría de estos lucernarios, que surgen en función de la actividad que se desarrolla en planta, se convierte en una de las señas de identidad del proyecto, según el el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro.

   El arquitecto navarro Francisco Mangado ya recibió este premio en los años 2011 y 2012, por los auditorios de Ávila y Teulada, respectivamente.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies