La Fundación Ilundáin Haritz Berri recibe la XV Haba de Oro por su labor con los jóvenes más vulnerables

La Fundación Ilundáin Haritz Berri recibe la XV Haba de Oro
EUROPA PRESS
Actualizado 03/01/2017 13:26:28 CET

El galardón, concedido por la Asociación Cabalgata Reyes de Pamplona, ha sido entregado este martes por el alcalde en la Casa Consistorial

PAMPLONA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Ilundáin Haritz Berri ha recibido este martes la XV Haba de Oro por su trabajo con los jóvenes más vulnerables a lo largo de sus tres décadas de trayectoria. El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha entregado este reconocimiento que otorga la Asociación Cabalgata Reyes Magos de Pamplona al presidente de la fundación, Eugenio Lecumberri.

El Haba de Oro reconoce y premia la labor que personas e instituciones realizan en distintos ámbitos a favor de los menores más desfavorecidos. El premio, el Haba de Oro, consiste en un haba, del tamaño aproximado de una nuez, de oro macizo de 18 kilates, con un peso aproximado de 50 gramos. Lleva engastados tres brillantes que representan a los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar.

El acto ha tenido lugar en el Salón de Recepciones de la Casa Consistorial y ha contado con la presencia de autoridades, miembros de la Corporación municipal, representantes de la junta directiva de la Asociación Cabalgata Reyes Magos de Pamplona, del jurado de esta edición y de la fundación premiada.

El presidente de Ilundáin Haritz Berri, Eugenio Lecumberri, ha destacado que para la fundación es "un honor inesperado formar parte de las entidades galardonadas desde el 2002 con el Haba de Oro", un premio que reciben con "alegría", ya que es "el mejor regalo de Reyes" y "un reconocimiento a todas las personas que durante 33 años hemos trabajado en atención a esos miles de jóvenes en situación de vulnerabilidad".

"Este año son varios los galardones que estamos recibiendo en la fundación, pero lejos de acomodarnos, constituyen un revulsivo de ilusión y optimismo para continuar en nuestra andadura de confianza en la juventud, una labor de larga trayectoria pero siempre realizada bajo la perspectiva de mejora continua e innovación", ha resaltado.

Además, Lecumberri ha aprovechado la ocasión para pedir a la administración que "siga apostando por aquellas personas con mayores dificultades como uno de los colectivos prioritarios de atención" y le ha demandado que para esta labor cuente con "el trabajo que desde hace muchos años desarrollamos entidades sociales en Navarra". En este sentido, ha pedido que "se valore nuestro hacer y nuestra experiencia como principal aliado en el gran reto de la inclusión social".

Por su parte, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha puesto en valor la labor que desde hace 32 años lleva a cabo la Fundación Ilundáin Haritz Berri en el campo de la integración social de los jóvenes y ha destacado que hoy en día el trabajo de la entidad es "tan necesaria" como cuando se constituyó.

Por eso, ha animado a los miembros de la fundación a "seguir adelante con esa ilusión, ese empeño y esa profesionalidad que os ha caracterizado desde un principio". "Una sociedad avanzada, desarrollada, democrática y humana es aquella que lucha por todos y cada uno de sus ciudadanos, y la Fundación Ilundáin Haritz Berri es un claro ejemplo de esos valores", ha ensalzado.

MÁS DE TRES DÉCADAS APOSTANDO POR LOS JÓVENES

La Fundación Ilundáin Haritz Berri nació en 1984, cuando un grupo de personas vinculadas a la parroquia de San Blas de Burlada promovió un proyecto educativo para dar respuesta a la necesidad de atención social a menores de 11 a 18 años en el ámbito de la prevención de la drogadicción y la delincuencia.

El proyecto nació con la vocación de poner en marcha un centro educativo que ofrece una atención psicopedagógica a jóvenes, tanto en el ámbito social como en el laboral. Para ello, se constituyó la asociación Granja Escuela Haritz Berri.

Desde entonces y hasta ahora, más de 2.500 jóvenes han pasado por los diferentes programas formativos, prelaborales y residenciales que actualmente gestiona la fundación. A esta labor social hay que sumar el trabajo realizado en el fomento de la educación ambiental a través del programa de la Gran Escuela, dirigido a escolares de Navarra y de otras comunidades limítrofes, con alrededor de 5.000 visitas anuales.

La fundación se constituyó con el objetivo de acompañar a los jóvenes en situación de vulnerabilidad, generando nuevas oportunidades que favorezcan su inclusión social, laboral y comunitaria.

Entre los valores que propugnan se encuentran la confianza en la juventud, el respeto por las personas, la igualdad de género, la coherencia en la labor educativa y la proyección social, la implicación y el compromiso por el desarrollo sostenible, apoyándose en el medio ambiente como herramienta educativa de sus programas.