El Gobierno fomentará estilos saludables de alimentación y ejercicio físico en centros escolares

 

El Gobierno fomentará estilos saludables de alimentación y ejercicio físico en centros escolares

El Gobierno fomentará estilos saludables en los centros escolares.
EP/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 17/08/2017 12:20:05 CET

PAMPLONA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra fomentará e impulsará la adopción de estilos de vida saludables relacionados con la alimentación y la práctica de ejercicio físico en los centros escolares, con el objeto de "favorecer el crecimiento sano y la buena calidad de vida de niños y niñas".

Para ello, se ha iniciado el proceso de elaboración de un decreto foral con el objetivo de conseguir que la población escolar se alimente mejor, cambie sus comportamientos dietéticos cuando sea necesario y practique ejercicio físico de forma regular, todo ello promovido en y desde el centro escolar. El texto se elaborará con la implicación de los departamentos de Salud; de Cultura, Deporte y Juventud; y de Educación.

Tanto la LOMCE como la Ley General de Salud y varios decretos forales, ha indicado el Gobierno en una nota, aluden expresamente al papel de las administraciones públicas en la promoción de la actividad física y la dieta equilibrada en el alumnado, que hasta ahora carecían de un desarrollo normativo propio, por lo que se ha considerado necesario la elaboración del mencionado decreto foral.

EL 15% DE LOS NIÑOS DE 8-9 AÑOS SON OBESOS

El Gobierno foral ha indicado que la alta prevalencia de desequilibrios nutricionales en la población, principalmente infantil y juvenil, y de los hábitos sedentarios, está adquiriendo una dimensión cada vez más preocupante, generando obesidad y otros problemas de salud.

Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) sobre tendencia al sobrepeso y obesidad en niños de la Comunidad foral de entre 2 y 15 años en el periodo 2014-2015 (Boletín de Salud Pública de Navarra, nº 86 de diciembre de 2015), aunque más del 60% de los niños de estas edades presentan un peso normal, el porcentaje con obesidad se sitúa por encima del 3% en todas las edades, llegando en la edad de 8-9 años, al 15% en niños y al 11,5% en niñas.

Entre los 10 y 14 años desciende de manera importante hasta el 6,7% en niños y 4% en niñas. La prevalencia de obesidad en estas últimas es menor que en los niños en todas las edades. El porcentaje global se incrementa notablemente si se suma obesidad y sobrepeso: 35,2% y 35,4 respectivamente en el rango de edad 8-9 años.

Por ello, ha indicado el Ejecutivo, adquiere cada vez más importancia el fomento de una alimentación saludable y equilibrada y la práctica de ejercicio físico regular desde las etapas más tempranas de la vida. "Si en estas etapas se desarrollan estilos de vida saludables, es más probable que se mantengan en etapas posteriores y, en consecuencia, que disminuya el riesgo de desarrollar más adelante determinadas enfermedades, principalmente crónicas, como son las cardiovasculares, las endocrinas, el cáncer y otras", ha señalado.

Se prevé que la nueva norma regule aspectos como las características nutricionales de los productos que se vendan en los centros escolares y de los menús del servicio de comedor, y la información facilitada sobre estos menús.

El texto abordará asimismo la formación necesaria para su supervisión, y se exigirán menús alternativos para el alumnado con intolerancias, alergias alimentarias y otras enfermedades, y las condiciones en que se servirán estos menús así como las dietas alternativas que siguen algunos escolares.

La norma recogerá también medidas de promoción de la alimentación saludable y de la práctica de ejercicio físico en los centros escolares, y se tendrán en cuenta aspectos como la publicidad de productos alimentarios.

APORTACIONES CIUDADANAS

Como primer paso para la elaboración del decreto foral que regule todos estos aspectos, el Gobierno realizó recientemente un proceso de consulta previa a través del portal de Gobierno Abierto con el objeto de recabar la opinión de la ciudadanía y de las organizaciones más representativas en este ámbito acerca de los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa, la necesidad y oportunidad de su aprobación, los objetivos de la norma y las posibles alternativas regulatorias y no regulatorias.

Posteriormente, una vez elaborado el borrador del decreto foral, se abrirán los correspondientes procesos de participación ciudadana, con el fin de que cualquier persona o entidad interesada haga las aportaciones y sugerencias que considere oportunas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies