Un grupo de investigación de la UPNA logra adaptar el motor de un grupo electrógeno para que funcione con hidrógeno

Actualizado 03/07/2010 12:55:06 CET

PAMPLONA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Hidrógeno, de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación de la UPNA, ha adaptado el motor de un grupo electrógeno para que funcione, además de con su combustible original (gasolina) con hidrógeno. Según el profesor y director del proyecto, Pedro Diéguez, esto es un hito destacable en el desarrollo de la tecnología nacional relativa a este gas y de cara a futuras aplicaciones energéticas.

Un grupo electrógeno es un dispositivo que a partir de la combustión de un combustible (frecuentemente gasolina) en un motor genera energía eléctrica. En este caso, el motor adaptado permite a éste generar electricidad quemando bien gasolina o bien el nuevo combustible: hidrógeno, según ha informado en un comunicado el centro universitario.

La energía generada es de la misma calidad que la suministrada por la red eléctrica, por lo que cualquier electrodoméstico puede ser alimentado por el grupo electrógeno, cuya potencia cuando funciona con hidrógeno es de 6kW eléctricos (en términos comparativos, cualquier vivienda de tipo medio tiene contratada una potencia de entre 4 y 5 kW).

El hidrógeno es un combustible inagotable que en su combustión no produce emisiones contaminantes ni de efecto invernadero. El gas utilizado en la experiencia se obtiene por electrolisis del agua, a partir de energía suministrada por un emulador de energía eólica, lo que reproduce en laboratorio las condiciones de producción de 'hidrógeno limpio', es decir, a partir de fuentes renovables.

Considerando su impacto ambiental, la principal propiedad del hidrógeno es que el producto de su combustión es agua; es decir, no se produce CO2; las emisiones de efecto invernadero son nulas. En el banco de ensayos de la UPNA se puede comprobar cómo cuando el motor consume hidrógeno lo único que despide el tubo de escape es vapor de agua.

La elección del combustible puede realizarse sobre la marcha sin necesidad de para el motor. Al cambiar de hidrógeno a gasolina, comienzan a emitirse por el tubo de escape los humos habituales de motor convencional tipo automóvil utilitario.

Según ha explicado Diéguez, "el empleo de grupos electrógenos de hidrógeno puede permitir el almacenamiento de excedentes de energía renovable: cuando exista recurso renovable sin demanda, es posible 'fabricar' hidrógeno a partir de aquélla; cuando haya demanda y no se disponga de recurso renovable, mediante el grupo electrógeno es posible quemar el hidrógeno para producir energía eléctrica". "Esta tecnología permite acoplar la curva siempre aleatoria de la producción energética renovable con la curva de demanda del usuario", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies