Irache atiende más de 4.700 casos por problemas relacionados con las vacaciones

Publicado 01/09/2018 16:17:36CET

PAMPLONA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha atendido más de 4.700 casos en lo que va de verano por problemas de los ciudadanos relacionados con las vacaciones, principalmente derivados del alojamiento y del transporte.

Numerosas consultas se han referido a la mala calidad del hotel o del apartamento donde se han alojado los asociados. En la mayor parte de los casos el problema es que la imagen y las prestaciones que se ofrecen a través de internet no es la que realmente ofrece el alojamiento, según ha explicado la asociación en una nota.

Así, varias personas se han quejado por la suciedad del hotel, porque era viejo o porque, por ejemplo, una de las piscinas no estaba habilitada para el uso. También ha habido quejas porque el apartamento alquilado no estaba tan cerca de la playa como se indicaba, no era tan amplio como parecía o no contaba con lavadora ni lavavajillas.

En algún caso, por ejemplo, el hotel ofrecía cunas pero éstas se habían agotado cuando llegaron los clientes. En la recepción le sugirieron que comprasen un modelo sencillo en un centro comercial cercano. Cuando los consumidores entregaron la factura para que les devolviesen lo pagado, el establecimiento dijo que era una compra de los consumidores y no se hacían cargo.

Ha habido igualmente reclamaciones por estancias en camping, porque el programa de animación infantil era deficiente o porque las instalaciones no eran las publicitadas, como que el spa no estaba en funcionamiento y el gimnasio "de última generación" era una habitación con cuatro máquinas de pesas.

Según ha explicado Irache, en todos los casos es importante dejar constancia de la reclamación en el mismo establecimiento y poder documentar, a través de fotografías u otros soportes, la situación que sustenta la queja.

SE ENCUENTRAN CON QUE EL APARTAMENTO ESTÁ OCUPADO POR OTROS

En algunos casos, el problema no ha sido que el apartamento era peor de lo esperado sino que éste no existía o ya estaba ocupado. Así le sucedió a una pareja que alquiló un apartamento en Lisboa a través de internet. Cuando llegaron, había otras personas ocupándolo.

Hablaron con el propietario y éste les dijo que ya había comunicado al portal intermediario que el apartamento había sido alquilado. Al reclamar a la empresa intermediaria por mantener el anuncio, ésta les devolvió todo el dinero.

En otros casos, se ha tratado directamente de fraudes. Los usuarios han creído que alquilaban a través de un portal turístico un alojamiento pero en realidad era una página web falsa. Y han perdido todo el dinero pagado para la supuesta reserva, más de mil euros en algún caso.

CANCELACIONES POR HUELGAS EN EL SECTOR AÉREO

El otro gran motivo de queja está siendo el transporte, principalmente los retrasos de vuelo o problema con los equipajes.
En este sentido, han destacado los problemas derivados de huelgas de trabajadores del sector aéreo. Numerosas personas llamaron antes de salir porque tenían vuelos contratados con Ryanair en los días en los que trabajadores de esta compañía habían convocado huelga y era previsible la cancelación de muchos vuelos, como finalmente sucedió.

Más allá de estos conflictos laborales, se han producido cancelaciones y sobre todo retrasos de más de tres horas. Si el vuelo ha salido de la Unión Europea o la compañía es europea y el país del que salió el vuelo no compensa al consumidor, los pasajeros tienen derecho a ser indemnizados con entre 250 y 600 euros, en función de la distancia del vuelo.

Además, se han dado numerosas incidencias con las maletas, fundamentalmente por daños o retrasos en la entrega. A algunas personas les entregaron con días de retraso las maletas tanto en el viaje de ida como en el de vuelta. En estos casos es importante rellenar en el propio aeropuerto el Parte de Irregularidad de Equipaje y posteriormente hacer una reclamación en los plazos previstos, según ha apuntado Irache.

Ha habido problemas por transporte de otros bienes, no solo de maletas, aunque en menor número. Así, una persona tenía un billete de tren Pamplona-Vitoria-Lisboa. En Pamplona no le pusieron problema para meter la bicicleta pero en la capital alavesa no se lo permitieron así que tuvo que encargase él. Una vez que realizó la ruta en bici planificada entre Lisboa y Sevilla, encargó a una mensajería el envío de vuelta a Pamplona de la bicicleta. Aunque en principio el plazo de llegada era de tres días, un mes después no había recibido la bici.

Algunas personas han acudido a Irache porque han tenido que anular un viaje ya reservado por cuestiones de fuerza mayor, como enfermedades, operaciones quirúrgicas o incluso el fallecimiento de algún familiar.

FACTURAS TELEFÓNICAS DISPARADAS

Por otro lado, ha habido algún problema por cobro de facturas telefónicas. Generalmente se ha tratado de personas que han viajado en crucero y que al pasar por zonas limítrofes o pertenecientes a terceros países han visto disparada su factura, hasta 450 euros. O también en viajes por Europa pero en los que se ha transitado por países no perteneciente a la Unión Europea y, por tanto, donde no tiene valor la obligación de no cobrar por roaming. Eso sí, la compañía debería avisar cuando se sobrepasa cierto nivel de consumo y contar con la aceptación del consumidor. En esta cuestión se están basando algunas de las reclamaciones.

Por último, aunque en menor medida, ha habido quejas en hostelería, fundamentalmente por precios pero también por la deficiente atención. Por ejemplo, una familia tuvo que esperar una hora y media en la mesa del restaurante para que el camarero les cogiera el pedido o una pareja que protestó porque la terraza de la marisquería donde cenaron se encontraba llena de cucarachas.

Contador