María Chivite excluye a Bildu y PP de los pactos poselectorales

Los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y del PSN, María Chivite
PSOE
Publicado 20/03/2018 13:34:09CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La líder de los socialistas navarros, María Chivite, ha excluido este martes a Bildu y PP de los pactos poselectorales que pueda alcanzar su partido tras las próximas elecciones forales, previstas para 2019 y que dejarán, según su vaticinio, un Parlamento muy fragmentado con la presencia de hasta ocho formaciones políticas.

En un desayuno informativo organizado por el foro de la Nueva Economía, Chivite ha confesado que no se arrepiente de haberse abstenido en la investidura de Uxue Barkos como presidenta de Navarra. "El cambio merecía una oportunidad", ha explicado, si bien ha mostrado su desacuerdo con el "perfil nacionalista" y el "sectarismo" de un Ejecutivo al que ve preso del nacionalismo y en el que en su opinión los socios de izquierda tienen escasa influencia.

Por eso, y de cara a los próximos comicios, ha dejado claro que el Partido Socialista de Navarra "no va a pactar con Bildu" la formación del próximo Gobierno por una cuestión de "ética". Aunque ha reconocido que Bildu ha "dado pasos", ha advertido de que sigue sin condenar el terrorismo de ETA, a pesar de "haber tenido muchas ocasiones para hacerlo". Abstenerse cuando el Parlamento vota declaraciones de condena del terrorismo "no es suficiente", ha incidido.

Pero Chivite también ha excluido al PP de los pactos electorales. "No queremos llegar a pactos con el PP. Somos antagónicos", ha señalado antes de abrirse a hablar con el resto de las formaciones para formar el próximo Gobierno de Navarra, que aspira a presidir.

A pesar de estos vetos, centrados exclusivamente en la negociación de un futuro Gobierno en Navarra tras los próximos comicios, Chivite ha advertido de que Navarra no debe caer en la confrontación entre bloques políticos como ha sido el caso en Cataluña. Por eso ha justificado que en algunos temas los socialistas sean capaces de apoyar propuestas de Bildu, que no tengan que ver con el terrorismo de ETA y la cuestión identitaria.

Eso sí, Chivite ha aprovechado su presencia en Madrid para pedir comprensión a las demandas y especifidades de Navarra. "Si no se entiende (en España) la identidad de Navarra y se acaba asimilando a la comunidad vasca, España tendrá un problema añadido al catalán", ha advertido Chivite, que ha subrayado que "España es algo más que la M-40".

La dirigente navarra es una firme convencida del federalismo como modelo de organización territorial. Y aunque se define como española y defiende la integridad territorial de este país, ha señalado que los españoles no son iguales, sino "plurales y diferentes".

En este sentido, ha defendido el convenio económico entre Navarra y el Estado español. "Somos el 1,3 por ciento de la población española y aportamos el 1,6 del PIB", ha apuntado.

LA IZQUIERDA SENSATA

Chivite ha estado arropada en el desayuno por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que ha defendido el proyecto que ella representa frente a las "expectativas frustradas" del Gobierno de Barkos. Chivite, ha dicho, representa un proyecto "de sensatez" de una izquierda que no se pierde en debates "estériles" identitarios, a diferencia de Podemos e Izquierda-Ezkerra en ese territorio, a las que ve incapaces de "escapar a la retórica del nacionalismo".

La secretaria general del PSN se ha mostrado optimista con la tendencia al alza que reflejan algunas encuestas sobre la intención de voto para los socialistas navarros.

Entre las preocupaciones que ha citado cuando ha hablado de Navarra, ha alertado de que la brecha salarial en su comunidad es la mayor de España y asciende al 30 por ciento.

También ha arremetido contra la política lingüística del Gobierno de Barkos, que según las críticas de Chivite introduce el euskera como mérito en el acceso a la función pública en un territorio donde sólo el 6 por ciento de la población usa esta lengua. "Los socialistas defendemos el euskera, apoyamos su estudio, uso y promoción pero conforme a la realidad lingüística de la población", ha indicado.

Preguntada por la Escuela de Buen Gobierno organizada por el PSOE la semana pasada en Madrid, ha reconocido que le duele que los medios de comunicación "trasladen cosas que no debieran ser la noticia". En su opinión, que la noticia con motivo de la celebración de esas jornadas sea la división interna que aún subyace en el partido "es coger el rábano por las hojas". "El PSOE está en un cambio de modelo de partido, y todos los cambios conllevan reticencias", ha zanjado.