Más de cien personas han pasado por el centro de día y la residencia de Adacen en sus quince años de historia

Quince años del centro de día de Adacen.
ADACEN
Publicado 13/06/2018 14:17:07CET

PAMPLONA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 104 personas han pasado por el centro de día y la residencia que la Asociación de Daño Cerebral Adquirido (Adacen) tiene en Mutilva y que cumple quince años de andadura.

Su creación, a instancias de las familias que conforman la asociación, permitió ofrecer una atención continua y garantizada a personas afectadas por DCA, a la par que ofrecer respiro y servicios a las familias.

Antes de la creación del centro de día, Adacen ofrecía servicios de rehabilitación a estas personas con un equipo de siete personas y un programa de voluntariado en un piso de Iturrama, ya que no existía ningún tipo de apoyo de rehabilitación y atención para ellos tras la rehabilitación hospitalaria.

Ya en el año 2000, los miembros de la junta Toya Ona, Máximo Abete y José Luis Herrera vieron la necesidad de dar continuidad e intensidad a esta atención, por lo que comenzaron a moverse, a contactar con Gobierno de Navarra y a buscar terrenos en los que poder construir un nuevo centro. Para ello, visitaron distintos centros de día que había en otras comunidades como Asturias, Cantabria, en incluso Francia, con el objetivo de crear un recurso que atendiera tanto a las personas con daño cerebral como a sus familias.

Finalmente en 2003 ese proyecto se hizo realidad con la inauguración del centro de día Adacen y el Hogar Temporal, de Respiro y Urgencia (residencia en la actualidad) localizados en Mutilva y concertados con Gobierno de Navarra.

En un principio contaba con 12 plazas y en la actualidad ofrece 31 plazas de centro de día y 9 de residencia. La residencia ofrece atención todos los días del año. Y el centro de lunes a viernes de 10 a 17,30 h, además de varios programas de respiro familiar y excursiones durante los fines de semana y vacaciones. Cuenta con servicio de comedor y transporte.

La necesidad de centro de día tiene lugar una vez finalizada la fase rehabilitadora intensiva y ante la persistencia de secuelas a largo plazo, que plantean dificultades de integración y participación social, según ha explicado Adacen.

La asociación ha apuntado que su valor estriba también en que no existe rotación en las plazas, por lo que las personas pueden beneficiarse de sus recursos hasta los 65 años, garantizando un correcto proceso de rehabilitación y/o mantenimiento de capacidades. Es un recurso que acompaña, tanto a las personas con daño cerebral como a las familias en el proceso de vivir con daño cerebral.

Tanto el personal como los servicios que ha tenido este recurso a lo largo de su historia han evolucionado mucho. El centro cuenta en atención directa con seis técnicos de las especialidades de Trabajo Social, Fisioterapia, Logopedia, Neurología y Terapia ocupacional. También tiene una enfermera, 14 técnicos de atención sanitaria, dos educadores, una monitora de ocio y tiempo libre y un chófer.

Ofrece atención personalizada en todas esas áreas y cuenta, además, con un grupo estable de personas voluntarias que posibilitan que las personas usuarias realicen actividades de ocio y tiempo libre.

El centro de día Adacen tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los usuarios mediante el desarrollo de la autonomía personal y la funcionalidad en su vida diaria, dotar de estructura y contenido estimulante a su vida cotidiana, así como favorecer la participación e integración social para ampliar la convivencia en su entorno, sin olvidar el desarrollo y normalización de la vida del sistema familiar.

Además, desde hace unos años, Adacen participa en diversos programas de formación especializada y en proyectos de investigación en el ámbito socio sanitario en colaboración con distintas entidades y universidades, tanto públicas como privadas.

Este ha sido el detonante para que Adacen se haya acreditado como Centro de de Formación para el Empleo y poder impartir de una manera más eficiente los planes de formación que ya venía desarrollando especializados en prevención, formación de profesionales y formación de voluntariado.

PROYECTOS DE FUTURO

Entre algunos proyectos para el futuro, Adacen se propone crear plazas residenciales orientadas en función de las necesidades de la persona, que a su vez acojan a las personas que habiendo sufrido un daño cerebral en su edad adulta necesiten al cumplir más de 65 años una plaza residencial o de centro de día.

También quiere desarrollar el primer living lab de Navarra, un espacio de experimentación donde personas afectadas, familiares, profesionales, empresas y centros de investigación trabajan en equipo en la co-creación de nuevas soluciones tecnológicas y modelos de atención que contribuyan a mejorar la calidad de vida, la rehabilitación y la autonomía.

Asimismo, se propone extender su modelo de atención ambulatoria que, con un enfoque de cercanía, contribuya a que las personas mayores puedan envejecer en su casa, ofreciendo un soporte para la prevención del deterioro por envejecimiento, mediante la rehabilitación y una asistencia de calidad.