Molinero dice que el cambio de Gobierno es "una consecuencia" de la huelga general

José María Molinero, secretario general de CCOO de Navarra.
EP/CCOO
Actualizado 22/10/2010 14:45:46 CET

PAMPLONA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de CCOO de Navarra, José María Molinero, ha afirmado que la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de remodelar su Gobierno es "una consecuencia" de la huelga general que convocaron los sindicatos UGT y CCOO el pasado 29 de septiembre.

Molinero ha dicho en un comunicado, no obstante, que "no basta con cambiar las personas, deben cambiar las políticas, porque de lo contrario el conflicto social abierto con los trabajadores seguirá, y así lo ha ratificado CCOO convocando movilizaciones para el mes de diciembre".

El dirigente sindical ha destacado que CCOO "ya venía denunciando desde principios de año la falta de impulso político del Gobierno de Zapatero y el agotamiento de su gestión, sugiriendo la necesidad de profundos cambios tanto en las personas como en la política". "De poco serviría que se pretendiese oxigenar la acción de Gobierno respirando el mismo aire contaminado", ha indicado.

Para José María Molinero, "hace unas semanas Zapatero anunció que cambiaría al ministro de Trabajo por la salida de Corbacho hacia las elecciones catalanas, afirmó que no haría otros cambios en el Gobierno, pues bien, una vez más sorprende el rigor del presidente".

El dirigente sindical ha recordado que él mismo ya denunció "hace meses la debilidad del Ejecutivo y la falta de impulso político así como los continuos giros e improvisaciones del Gobierno" y ha dicho que ahora "no procede entrar en valoraciones sobre las personas que se han incorporado a los ministerios, aun siendo relevante que el nuevo ministro de Trabajo participara en la huelga general".

Para el dirigente sindical, "hay que esperar para ver si hay algo más que cambios de personas y de perfiles, tiene que haber cambios en las políticas".

CCOO ha reclamado al nuevo ministro de trabajo que "atienda las demandas sindicales y de millones de trabajadores, de hacer reversibles aquellas partes de la reforma laboral que perjudican, que recortan derechos laborales y sociales, porque de no ser así, el conflicto sigue abierto y las movilizaciones continuarán".