El nuevo Plan de Residuos de Navarra apuesta por de forma selectiva el 65% de los desechos

Isabel Elizalde presenta el Plan de Residuos de Navarra 2017-2027
EUROPA PRESS
Publicado 15/12/2016 12:56:36CET

   PAMPLONA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El nuevo Plan de Residuos de Navarra (PRN) 2017-2027 apuesta por recoger de forma selectiva el 65% de los desechos. Este documento, aprobado por el Ejecutivo foral en su sesión de ayer miércoles 14 de diciembre, estima la creación de unos 350 empleos.

   El contenido de este Plan han ha sido presentado este jueves en rueda de prensa por la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra, Isabel Elizalde, y la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García.

   Elizalde ha indicado que "con este plan se pretende convertir a Navarra en una sociedad de referencia en relación con el concepto de economía circular, que propone hacer un uso responsable de las materias primas, aprovechar al máximo los recursos y aplicar la regla de reducir, reutilizar, reparar y reciclar en un círculo continuo, imitando el propio funcionamiento de la naturaleza".

   Un plan que debe implantarse "con el esfuerzo de todos" y que "aspira a cambiar la mentalidad sobre los residuos pensando en ellos como recursos", ha destacado la consejera que ha asegurado que "se necesita un cambio de modelo; frente a una economía lineal de usar y tirar" y ha abogado por "un nuevo modelo que reintegre el residuo a una nueva vida útil".

   En concreto, el PRN propone una evolución importante en nuestro sistema que pasará a recoger selectivamente el 65% de esos residuos (biorresiduos y otros materiales como envases, vidrio, etc). También se establece una disminución de la fracción resto, que pasará a un 35%. De ella, después de seleccionar los materiales que se puedan recuperar, el rechazo con destino a vertedero pasará del 63% al 25%.

   Este documento constituye el instrumento básico de la política de prevención y gestión de residuos en la Comunidad foral en los próximos años. Incluye el Programa de Prevención y el Plan de Gestión para los residuos urbanos, industriales y agropecuarios generados y gestionados en Navarra, y se basa los principios de economía circular y adaptación al cambio climático.

   El nuevo plan sustituye al anterior (1999) y se adapta a la Directiva Marco de Residuos 2008/98/CE y al Plan Nacional Integrado de Residuos 2008-2015. En este sentido, Elizalde ha destacado el "intenso proceso de participación" en la redacción del documento en el que "se han buscado las opiniones de todos los agentes implicados", a lo largo de un proceso de participación y un periodo de exposición pública que se han desarrollado durante 2015 y 2016.

   En total se presentaron 24 documentos con un total de 130 alegaciones, de las cuales 58 han sido estimadas y el resto han sido desestimadas, si bien de ellas 29 lo han sido por estar ya incluidas en el plan. Las medidas aceptadas "alteran mínimamente el texto y los objetivos del plan" y han supuesto algunas modificaciones "que mejoran y concretan algunos apartados", ha asegurado Elizalde.

   Por su parte, la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García Balaguer, ha destacado que la iniciativa se ha planteado y se va a ejecutar "a través de la colaboración ciudadana y de las empresas a la hora de reducir la producción de residuos, incrementar al máximo la reutilización, el reciclaje y la recuperación de materias primas".

   El acuerdo del Gobierno de Navarra, que se publicará en el Boletín Oficial de Navarra el próximo 23 de diciembre, incluye la prevención y gestión de residuos urbanos, de construcción, industriales y agropecuarios, organizado en: recogida y separación selectiva; preparación para la reutilización; reciclado y valorización; y minimización de la eliminación.

   En palabras de la consejera, "el plan apuesta por la prevención de residuos, una de las prioridades de la Unión Europea, y uno de los objetivos que se ha marcado Navarra". "Queremos menos residuos: un 10% menos en 2020 y 12% menos en 2027; aspiramos a menos impactos sobre el medio y la salud, y menos sustancias peligrosas y contaminantes", ha apuntado.

   Además de esta reducción, el documento establece como objetivo prioritario desplegar la recogida selectiva obligatoria de residuos orgánicos a toda la población y tratar el 100% de la fracción resto (fracción de los residuos de origen doméstico que se obtiene una vez efectuadas las recogidas separadas) previo a su eliminación en vertedero. Plantea también erradicar el vertido directo de residuos en toda Navarra.

   El presupuesto del Plan, en lo que se refiere a la gestión y tratamiento de los residuos domésticos, asciende a 698.026.510 euros para el periodo 2017-2027. El 82% se financiará a través de fondos públicos provenientes de las tasas de recogida y tratamiento, de las aportaciones de Gobierno de Navarra, del canon de vertido y del Plan de Infraestructuras Locales (PIL). El 18% restante serán aportaciones privadas procedentes de la venta de materiales.

FUTURA LEY FORAL DE RESIDUOS

   En este acto informativo se han presentado las medidas que se han consensuado en el proceso de participación. Entre ellas destaca la elaboración de un anteproyecto de Ley de Residuos de Navarra que comenzará a redactarse a partir de enero del próximo año 2017.

   La nueva ley deberá garantizar, de forma coordinada entre el Gobierno de Navarra y las entidades locales, una adecuada gestión de residuos domésticos y comerciales en la Comunidad foral, y deberá asegurar los recursos económicos necesarios y los escenarios posibles.

   Asimismo, la nueva norma establecerá un canon que grave la eliminación en vertedero, esto es, el "pago por generación". Tal y como ha anunciado Elizalde, durante el primer semestre de 2017 se elaborará un borrador que será sometido a participación pública. Para finales de año está previsto que se remita al Parlamento de Navarra para su discusión y posterior aprobación.

   Entre otras medidas, el plan incluye un mínimo de 10 nuevos puntos limpios, el mantenimiento y optimización de infraestructuras existentes en combinación con dos nuevas opcionales, así como cuatro nuevas plantas compostaje y modelos de escala para acabar de definir su dimensión.

   Por otro lado, la directora general de Medio Ambiente, Eva García, ha anunciado la puesta en marcha de una Oficina de Prevención de Residuos para "impulsar la circularidad y la prevención, canalizar acciones del plan y dar ofrecer apoyo tecnológico". La oficina se pondrá en marcha en enero de 2017 con personal técnico de la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra.

   García ha señalado avances en el control y seguimiento para mejorar la eficiencia de las instalaciones. "Se ha puesto en marcha sistemas de control y reorganización de la separación de flujos, se han iniciado proyectos de clausura y restauración de vertederos en Arbizu o Culebrete", ha explicado. Además, en breve se iniciará una campaña para la recogida de materia orgánica en colaboración con las mancomunidades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies