Pamplona comenzará a implantar en junio de 2017 medidas que "prioricen al peatón"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Pamplona comenzará a implantar en junio de 2017 medidas que "prioricen al peatón"

Presentación de medidas de movilidad sostenible en Pamplona
EUROPA PRESS
Actualizado 11/11/2016 13:41:42 CET

   El 2017 se implantará el aparcamiento exclusivo en el I Ensanche y en 2018 se peatonalizará el Bosquecillo y General Chinchilla

   PAMPLONA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Pamplona comenzará a implantar, a partir de junio de 2017, las primeras medidas en el Casco Antiguo y los ensanches de cara a conseguir un concepto de ciudad donde "se priorice al peatón y la movilidad sostenible".

   Entre ellas se contempla un nuevo régimen de aparcamientos exclusivos para residentes en el I Ensanche (en la zona delimitada por Conde Oliveto, paseo de Sarasate, San Ignacio y Yanguas y Miranda); la peatonalización de las calles Bosquecillo y General Chinchilla, además de la implantación de nuevos recorridos y paradas en el transporte urbano comarcal. El paso previo para la puesta en marcha de este proyecto está preparado para el próximo mes de diciembre con la colocación, de forma experimental, del sistema de cámaras que controlarán los accesos de vehículos al Casco Viejo grabando las matrículas.

   Los concejales delegados de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo, de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y de Ecología Urbana y Movilidad, Armando Cuenca, han detallado este viernes en rueda de prensa el plan de trabajo y las fases de implantación de este proyecto, así como algunas de las actuaciones concretas que se van a llevar a cabo.

   Joxe Abaurrea, ha explicado que a partir de julio de 2017 y hasta finales de ese año se analizará el resultado de las primeras medidas para comprobar "que no se genera ningún tipo de anomalía" y para incorporar a los presupuestos de 2018 "el dinero correspondiente para intervenir en materia de urbanización". Un proceso con el objetivo de que "algunas de las medidas que se puedan prever puedan ser reversibles si no están funcionando" y para "asegurar que las cosas realmente están funcionando" antes "de que nos gastemos el dinero".

   Según el calendario propuesto, que ha sido presentado e informado este viernes en la Junta de Tráfico, el proceso culminaría en 2018 con la puesta en marcha de las obras necesarias para acometer algunas de las principales medidas incluidas en este proyecto: la conversión de la calle Navas de Tolosa, entre el Parlamento y la rotonda cercana al Hotel Tres Reyes, en un espacio de coexistencia libre de la circulación de vehículos privados, la peatonalización de la calle General Chinchilla o nuevos ramales de carril bici para conectar el parque de Trinitarios con San Lorenzo y Yanguas y Miranda o San Lorenzo con Hospitales y Barañáin, a través de la peatonalizada calle Bosquecillo.

   Algunas de estas medidas se recogían ya en la propuesta presentada en noviembre de 2015 a la Junta de Tráfico y otras son fruto de las aportaciones recibidas a través del proceso participativo de 'Lo Viejo se Mueve' y de las reuniones con comerciantes y vecinos de los ensanches, así como por los de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

   El objetivo de estas medidas es "convertir espacios en zonas, que ahora son autopistas urbanas, en espacios más amables en las que se pueda transitar de manera segura y relativamente rápida", ha destacado el concejal Armando Cuenca. Algo que implica "reducir el privilegio y la velocidad del coche" y "garantizar el aumento y la velocidad del servicio de transporte público".

    Por su parte, Aritz Romeo ha resaltado que la nueva planificación pretende que "todos los flujos de tráfico" que cruzan de norte a sur la ciudad y que "pasan por vías que no están diseñadas para asumir esa cantidad de vehículos diarios, vayan a las vías principales".

TRES FASES DE IMPLANTACIÓN HASTA 2018

   La implantación de estas medidas se ha establecido en diferentes fases, con una duración que se estima en un año y medio. Una primera fase, todavía técnica, se pondrá en marcha este mismo mes con la presentación y evaluación de las propuestas de 'Lo viejo se Mueve' y el remate del plan definitivo.

   Además, en diciembre se licitará y colocará de forma experimental el sistema de cámaras en el Casco Antiguo para controlar los accesos de vehículos autorizados. Habrá doce puntos de control en calle Mayor, Nueva, San Antón, paseo de Sarasate a Navas de Tolosa y desde San Ignacio, Espoz y Mina, Estafeta, frontón Labrit, San Agustín, Portal de Francia, Santo Domingo y lateral del departamento de Educación. El presupuesto es de 176.331,33 € y se cargará a la partida de 'nuevas instalaciones' dentro del contrato de instalaciones semafóricas.

   El objetivo inicial de las cámaras servirá para "registrar datos, el número de vehículos que acceden y por qué sitios". Un "periodo de transición" mientras se desarrolla una normativa por la cual este sistema servirá para restringir el tráfico en el Casco Antiguo a vehículos autorizados y que contemplará "consecuencias" que "podría ser que te llegue un aviso a casa y en un segundo momento sería una sanción".

   En una segunda fase, prevista para junio de 2017, se iniciarán las obras menores que son precisas para las modificaciones en los flujos de tráfico en Casco Antiguo y Ensanches, ámbitos de la actuación, para que se implanten de manera definitiva antes de San Fermín.

   Se pondrían en marcha entonces aspectos como el régimen de aparcamiento exclusivo para vecinos residentes en la zona del I Ensanche y el cuadrante de Conde Oliveto y Sarasate, la peatonalización de la calle Bosquecillo eliminando las plazas de aparcamiento o los nuevos recorridos y paradas de las líneas de transporte urbano comarcal.

   Esas obras consisten en cambios en la señalización horizontal y vertical, nuevo pintado de las plazas de aparcamiento para modificar su color de azul a verde, tapar parquímetros, eliminar aparcamientos de motos y coches en las zonas afectadas, la colocación de mobiliario como cierre de calles que se van a peatonalizar para evitar la circulación o la eliminación de isletas. El presupuesto estimado de estas obras asciende a unos 500.000 euros.

   A finales de 2017 se realizará una evaluación de las medidas tomadas para acometer la tercera fase, en 2018, con las obras de urbanización necesarias para acometer el grueso de las actuaciones del plan previsto. Se incluyen asuntos como las zonas peatonalizadas de Bosquecillo y General Chinchilla, la zona de coexistencia en Navas de Tolosa, los carriles bici o las zonas de nuevas paradas de las villavesas.

   En esa evaluación también tomarán parte los vecinos a través de las herramientas y grupos ya instaurados en el proceso participativo 'Lo Viejo se Mueve'. El presupuesto para realizar estas actuaciones dependerá de la valoración final de las mismas y se fijará de cara a los presupuestos del Ayuntamiento de Pamplona para el año 2018.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies